Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una cadena de ataques contra fuerzas egipcias deja 27 muertos en el Sinaí

EL Estado Islámico se atribuye la ofensiva contra las fuerzas de seguridad egipcias

Al menos 27 personas murieron este jueves tras una cadena de atentados en el norte de la península del Sinaí, según la agencia Reuters. El autodenominado Estado Islámico en el Sinaí se ha atribuido la ofensiva, dirigida contra las fuerzas de seguridad de Egipto.

Se trata de un ataque coordinado, compuesto por la detonación de varios coches bomba y disparos de mortero, informó el periódico estatal Al Ahram en su web. 25 personas, entre civiles y militares, murieron tras la primera deflagración en la ciudad de Al Arish, la capital del Sinaí, y un oficial del ejército perdió la vida después en un enfrentamiento armado con milicianos en la localidad de Rafah, a unos kilómetros de Al Arish y fronteriza con Gaza. Un tercer ataque en la ciudad de Suez mató a otro policía con una bomba colocada junto a una carretera.

Según estas mismas cifras, hay al menos otras 36 personas heridas. Los medios locales detallan que la cadena de atentados tenía como objetivo la sede de la dirección de seguridad de la capital del Sinaí, que habría quedado completamente destrozada. La zona se encuentra plagada de controles militares, que habrían sido escenario de posteriores escaramuzas.

Las víctimas mortales, entre los que hay un número indeterminado de civiles, se registraron durante estos ataques posteriores, puesto que la sede de la seguridad se encontraba vacía tras otro atentado en octubre que le costó la vida a 31 efectivos de las Fuerzas Armadas.

Los ataques en el Sinaí son una constante desde el golpe de Estado de julio de 2013 por el que el entonces ministro de Defensa y ahora presidente, Abdelfatá al Sisi, desalojó del poder al islamista Mohamed Morsi. La despoblada zona es el principal bastión para los yihadistas egipcios, que a través de la organización Ansar Beit al Maqdis juraron lealtad hace unos meses al Estado Islámico.

La policía mantiene cortados en estos momentos los accesos al Sinaí, mientras que el Ejército -que se emplea durante meses en este territorio gracias a un acuerdo tácito con Israel, ya que la zona está oficialmente desmilitarizada desde los acuerdos de Camp David de 1979-  se emplea en buscar a los responsables en la zona.

Desde hace tres meses las autoridades egipcias han decretado el estado de excepción en todo el norte del Sinaí y han aplicado intermitentemente el toque de queda. También durante las últimas semanas, han ido vaciando territorio egipcio más cercano a Gaza, donde tratan de impulsar una “zona tampón”, ya que piensan que es por este lugar por donde se cuelan armas y combatientes a través de los túneles.

Según las cifras del Ministerio del Interior de mediados del año pasado –las últimas oficiales- hasta el momento, cerca de medio millar de efectivos de las fuerzas de seguridad han muerto en emboscadas terroristas. Además, durante los últimos meses, los ataques han ido ganando en sofisticación.

Ante cada estallido de violencia en el Sinaí, el Gobierno ha aplicado nuevas medidas restrictivas. En octubre prácticamente toda la prensa local firmó incluso un acuerdo para evitar cualquier crítica al régimen en su “lucha contra el terrorismo”. Desde que el pasado domingo se conmemorara el cuarto aniversario de la revolución contra Hosni Mubarak, al menos 27 personas han muerto debido a la dispersión policial de pequeñas manifestaciones. En el último año y medio, esa represión le ha costado la vida a más de 3.000 personas y ha provocado que cerca de 41.000 fueran encarceladas.

Más información