Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hezbolá asegura al Gobierno israelí que no busca una escalada militar

El ministro de Defensa afirma que han recibido un mensaje de la milicia en este sentido

Imagen de la frontera entre Israel y Líbano desde la ciudad de Metula.
Imagen de la frontera entre Israel y Líbano desde la ciudad de Metula. AFP

El ministro de Defensa israelí, Moisés Yaalon, ha afirmado este jueves que ha recibido un mensaje del grupo Hezbolá avisando a Israel de que no busca una escalada de la violencia tras el ataque contra vehículos militares del miércoles, que costó la vida a dos soldados israelíes. La declaración de Yaalon, en una entrevista de radio local, ha llamado la atención, ya que Israel mantiene un histórico veto contra de cualquier comunicación con grupos terroristas.

El comunicado fue transmitido, según Yaalon, a través de la Fuerza Interina de Naciones Unidas para Líbano (FINUL). “Nos ha llegado un mensaje mediante la FINUL asegurando [Hezbolá] que el incidente ha acabado”, ha revelado el ministro de Defensa.

La milicia chií libanesa reivindicó el miércoles el lanzamiento de misiles antitanque en nombre de las denominadas Brigadas de los Mártires de Quneitra. Se considera que el ataque fue una represalia por el bombardeo israelí del pasado día 18, en el que murieron seis militantes del Hezbolá, otros seis soldados iraníes y el general Mohamed Ali Alladadi, de la Guardia Republicana de Irán.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha precisado que “Irán, que intenta llegar ahora a un acuerdo con las potencias mundiales que le dejaría en condiciones de poder desarrollar armas nucleares, es responsable por el ataque lanzado desde Líbano”.

La triple frontera sirio-libanesa-israelí ha permanecido tranquila este jueves, un día después del incidente en el que murió un militar español, miembro de las fuerzas de la ONU, cuando su posición fue alcanzada por fuego israelí en respuesta a un ataque de Hezbolá.

El Ejército israelí ha permitido que la población de la zona volviese a sus actividades normales, pero Yaalon ha afirmado que las tropas están en alerta y “listas para cualquier eventualidad”.

Fuentes israelíes han minimizado este jueves el riesgo de un estallido de violencia entre sus fuerzas y las de Hezbolá. Durante los casi cuatro años de guerra civil en Siria, Israel ha mantenido la postura de no involucrarse si no se ve directamente amenazado. Irán ha sido el principal apoyo del régimen de Bachar el Asad, y ha hecho llegar armas a Damasco a través de Hezbolá, un movimiento financiado también por Teherán. Para la milicia chií libanesa, dividir sus fuerzas entre el frente sirio y un eventual enfrentamiento directo con Israel sería muy arriesgado.

La amenaza de un nuevo conflicto ha sembrado la inquietud en Líbano. En su página de Facebook, el expresidente libanés Michel Suleiman se preguntaba este jueves “dónde se encuentra el interés de Líbano en ser arrastrado a una guerra necesitada solamente por Israel”. El comentario de exjefe de Estado libanés se refiere a la campaña electoral en Israel, en la cual Netanyahu se ha presentado como el candidato más preparado para proteger la seguridad nacional.

“Durante un cierto tiempo Irán a través de Hezbolá ha intentado establecer un nuevo frente terrorista desde los altos del Golan”, ha afirmado este jueves el jefe del Gobierno israelí. “El Gobierno libanés y el régimen de El Asad comparten la responsabilidad por las consecuencias de los ataques lanzados contra de Israel desde sus territorios”, ha añadido Netanyahu.

Más información