Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela impide a Piñera y a Pastrana visitar a Leopoldo López

Los expresidentes de Chile y de Colombia no pueden ver al opositor en la cárcel donde está preso desde febrero

Andrés Pastrana, Lilian Tintori y Sebastián Piñera.
Andrés Pastrana, Lilian Tintori y Sebastián Piñera. EFE

Las sospechas sobre la difícil situación que afronta el líder opositor venezolano Leopoldo López, preso desde el pasado febrero, se acrecentaron este domingo. Por la mañana, el expresidente chileno Sebastián Piñera, y el colombiano Andrés Pastrana intentaron acompañar a los familiares del dirigente político en la visita del fin de semana a la cárcel militar de Ramo Verde, pero un cordón de la Guardia Nacional Bolivariana lo impidió. “Son órdenes de arriba”, dijo el oficial que estaba al mando de la operación.

Fue entonces cuando Piñera llamó a la embajada de Chile en Caracas para solicitar apoyo. Con la llamada de vuelta llegó la razón por la cual le impedían el paso: el vicepresidente Jorge Arreaza ordenaba que se marcharan porque no iban a pasar. La exparlamentaria opositora María Corina Machado, que acompañaba a los exmandatarios, confirmó esa versión en su cuenta de Twitter, junto a las primeras fotografías.

La dura reacción de ambos no se hizo esperar. Sebastián Piñera solicitó la liberación de López —acusado por el Gobierno venezolano de las revueltas populares en contra del Ejecutivo de Nicolás Maduro— y con un juego de palabras pareció responder a las expresiones utilizadas por Nicolás Maduro al conocer su visita. “Si quieren que lo respeten, respete”, dijo Piñera. Pastrana expresó que la mínima concesión de un Gobierno a los derechos humanos es poder visitar a un preso y mucho más si se trata de un preso político. “Con más razón ahora los ojos del mundo estarán sobre Venezuela”, advirtió.

A la familia de Leopoldo López tampoco le permitieron la visita. Su esposa, Lilian Tintori, comparó la situación de López con la prisión de Hugo Chávez entre 1992 y 1994, después de comandar una fallida intentona golpista contra Carlos Andrés Pérez. Recordó que a la cárcel de Yare, donde estuvo detenido durante dos años el hoy fallecido líder bolivariano, los simpatizantes de los golpistas acudían en procesión para visitarlo sin impedimentos.

La esposa de Leopoldo López, Lilian Tintori, comparó la situación de su marido con la prisión de Hugo Chávez entre 1992 y 1994

El oficialismo prodigó de todo menos una bienvenida cordial a los expresidentes. A las afirmaciones de Maduro —que los acusó de recibir dinero sucio y de apoyar a un grupo de extrema derecha que llama a un golpe de Estado— se sumaron los improperios de la alta jerarquía. El gobernador del Estado Aragua (centro de Venezuela), Tareck El Aissami, descalificó la iniciativa de Piñera llamándole “pichón (pequeño) de Pinochet” y recordándole que las protestas promovidas por López en 2014 habían dejado varias bajas del lado del chavismo. “Por qué no escuchas a los familiares de las víctimas asesinadas por el fascista de Ramo Verde [en alusión a López]. Inmoral, fuera de Venezuela”, le escribió a Pastrana a través de Twitter.

El domingo circuló un comunicado en el que un grupo que se aboga la representación de las víctimas de los disturbios ocurridos en el primer semestre del año pasado —que dejaron 43 muertos y cientos de heridos— pidió ser recibido por los expresidentes. Hoy ambos estarán presentes en un foro convocado por la diputada Machado y su partido político, Vente Venezuela, sobre el poder de los ciudadanos y su papel en la democracia. El tercer invitado del evento será el exgobernante de México, Felipe Calderón. Mientras, la sociedad venezolana sigue crispada por el desabastecimiento y la mala situación económica del país, en crisis por la caída del precio del petróleo.