Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Veintiún países definen en Londres la estrategia contra el Estado Islámico

La coalición reafirma su unión ante la "amenaza global" que supone el yihadismo

Los ministros de Exteriores de 21 países de los más de 60 que conforman la coalición internacional contra el Estado Islámico (EI) han reafirmado esta tarde en Londres su compromiso para derrotar a la “amenaza global” que supone el grupo yihadista. Una amenaza que, en palabras de Philip Hammond, jefe de la diplomacia británica que ejercía de coanfitrión junto al secretario de Estado norteamericano, John Kerry, “no está confinada dentro de las fronteras de Irak y Siria”, donde los islamistas se han hecho fuertes. “En la reunión de hoy hemos reiterado nuestra determinación para derrotar no solo al EI, sino a la ideología que le subyace”, ha asegurado Hammond en la rueda de prensa celebrada después de la reunión. “Nuestro compromiso es derrotarlos”, ha añadido Hammond, “independientemente de lo largo que sea y nos lleve donde nos lleve”

La reunión celebrada hoy jueves en Londres es la primera después de la plenaria que tuvo lugar en septiembre en Bruselas. “Tanto entonces como hoy”, ha explicado John Kerry, que ha comparecido ante la prensa junto con Hammond y el primer ministro iraquí, Haider Al Abadi, “la meta es la misma: el EI no es el problema de Irak y Siria. Es un problema global y requiere una respuesta global y duradera”.

El secretario de Estado se ha referido a los cometidos de la misión que lleva a cabo la coalición internacional. Además de los ataques aéreos que se están llevando a cabo sobre Siria e Irak, de los trabajos de entrenamiento del ejército iraquí y de la “necesaria” ayuda humanitaria sobre el terreno, Kerry ha destacado la importancia de los planes para ahogar económicamente al grupo yihadista e interrumpir el flujo de militantes desde otros países que se incorporan a sus filas. Se trata, ha insistido, de “derrotar lo que el EI representa, derrotarlo como idea”.

La labor de este núcleo de “aliados clave” que se ha reunido hoy jueves, ha explicado el jefe de la diplomacia estadounidense, “es la de coordinar las aportaciones diversas de los diferentes países”. “Se han creado grupos de trabajo para ir avanzando”, ha asegurado, “antes de la próxima reunión plenaria que se celebrará de nuevo a lo largo de este año”.

Sumado al programa de entrenamiento a las fuerzas iraquíes que empezó a finales del año pasado, Kerry ha asegurado que expertos de la coalición comenzarán a entrenar próximamente a tropas de la oposición siria, en países como Turquía, Catar y Arabia Saudí, para que combatan sobre el terreno al EI. Y ha anunciado la creación de un “fondo de recuperación y estabilización” para coordinar la ayuda humanitaria, que haga de “puente entre el horror y la esperanza”.

“En Irak la coalición ha logrado frenar la inercia del EI y, en muchos casos, se les ha hecho retroceder”, ha dicho Kerry, que ha realizado un somero balance de los avances de la coalición en estos meses. Las fuerzas sobre el terreno, ha explicado, “han sido apoyadas por más de dos mil bombardeos aéreos”. Se han recuperado 700 kilómetros cuadrados de territorio que estaban en manos del EI y se ha eliminado, dijo, al 50% de los altos mandos de la organización. Se ha detenido a decenas de militantes en diversos países y se han inutilizado centenares de pozos de petróleo que servían para financiar la organización, dañando su situación económica. “Los militantes del EI están cobrando menos de lo prometido”, ha asegurado, “y muchos de ellos han intentado huir”. Kerry destacó, por último, el amplio consenso logrado entre la comunidad musulmana y el hecho de que “muchos países consideran que el EI constituye un atentado directo contra el islam”. “Todo eso se ha logrado en unos pocos meses”, ha dicho el secretario de Estado. “Pero estamos ante una labor enorme para la que no hay atajos”.

El primer ministro iraquí, Haider Al Abadi, al que sus anfitriones felicitaron por “los progresos que ha logrado desde que formó Gobierno” el pasado mes de septiembre, ha asegurado que estaba allí “para recabar apoyo”. Y ha llamado la atención sobre el “grave problema” que ha supuesto para las finanzas del país la bajada de precios del petróleo. Pero ha querido lanzar el mensaje de que “Irak no está solo”. “El mundo está con Irak”, ha concluido, “y por eso el EI no tiene futuro”.