Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallada la cola del avión de Air Asia siniestrado en el mar de Java

Los servicios de emergencia esperan localizar las cajas negras del aparato

Las numerosas preguntas sobre el accidente del vuelo de Air Asia del pasado 28 de diciembre están un poco más cerca de ser resueltas. Los equipos de rescate identificaron este miércoles en el lecho marino del mar de Java una parte de la cola del aparato donde deberían permanecer las cajas negras del Airbus 320-200 siniestrado, cruciales para determinar las causas del accidente.

“Hemos hallado con éxito parte del avión que hemos estado buscando y podemos confirmar que se trata de una sección de la cola”, aseguró el jefe de la Agencia indonesia de Búsqueda y Rescate (Basarnas), Bambang Soelistyo, en una rueda de prensa en Jakarta, según informa la agencia Antara. El descubrimiento supone un punto de inflexión en las tareas de búsqueda, que este miércoles entraron en su undécima jornada, por ser la primera vez que los buzos pueden sumergirse y ratificar que una de las siete piezas detectadas pertenece al aparato de Air Asia. Hasta ahora el mal tiempo y las fuertes corrientes marítimas lo habían impedido.

El fuselaje encontrado lleva inscrito el código del avión de Air Asia “PK-AXC” que se estrelló con 162 ocupantes a bordo. Un vehículo submarino teledirigido también confirmó el hallazgo a unos 30 kilómetros del lugar donde se calcula que cayó la aeronave. La prioridad se centrará ahora en la recuperación de las dos cajas negras, que almacenan datos de la aeronave en el momento de la tragedia y las conversaciones en la cabina. “Tengo entendido que una sección de la cola ha sido encontrada. Si es la sección correcta, las cajas negras deberían estar ahí”, aseguró en este sentido el consejero delegado de Air Asia, Tony Fernandes, a través de su perfil en Twitter.

Otra de las prioridades es recuperar los cuerpos de los pasajeros que siguen desaparecidos. “Necesitamos hallar todas las partes (del avión) pronto para encontrar a todos los pasajeros y aliviar el dolor de nuestras familias”, añadió Fernandes. Por el momento se han recuperado 41 cuerpos, todos ellos en la superficie, junto con numerosos restos del aparato y piezas de equipaje de los viajeros. Dieciséis han sido ya identificados y entregados a las familias, según informa el canal de noticias Channel News Asia. Decenas de barcos y aviones de Indonesia, Malasia, Singapur, Estados Unidos o China, entre otros países, siguen peinando las aguas situadas en el suroeste de la isla de Borneo en busca de más restos, aunque se cree que la mayoría de los cuerpos siguen dentro del fuselaje.

Aunque las autoridades indonesias atribuyen el accidente a las condiciones meteorológicas, las causas exactas siguen siendo una incógnita. Cuarenta minutos después del despegue, el piloto reclamó desviarse ligeramente de la ruta marcada y pasar de los 9.800 metros a los 11.600 por una tormenta. Unos minutos después la nave había desaparecido de los radares. Una fuente anónima de la investigación citada por la agencia Reuters aseguró que los datos indican que el aparato llevó a cabo “un ascenso increíblemente escarpado, más allá de los límites” que puede aguantar un Airbus A320. Un informe de la Agencia Indonesia de Meteorología, Climatología y Geofísica sugirió que la causa más probable sería la formación de hielo en el motor del aparato mientras la nave atravesaba una nube.

El avión cubría la ruta entre la ciudad indonesia de Surabaya y Singapur con 155 pasajeros, entre ellos 16 niños y un bebé, además de los dos pilotos y cinco miembros de la tripulación. La mayoría de las víctimas son de nacionalidad indonesia (155), pero también tres surcoreanos, un malasio, un francés, un británico y un singapurense.

Fe de errores

En una primera versión de esta noticia se decía que el modelo siniestrado era un Boeing cuando el aparato de la compañía AirAsia es el Airbus 320-200.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información