Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Morales plantea un referéndum para reformar la justicia

El presidente boliviano no descarta reformar la Constitución para aplicar sanciones por retrasos y dilaciones en los procedimientos

Evo Morales
Evo Morales EFE

En su discurso de inauguración del año judicial, el presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció ayer su propósito de convocar un referéndum para “revolucionar” la justicia de su país, sumida en la peor crisis de su historia, y si fuere necesario reformar la Constitución Política del Estado para incluso aplicar sanciones a los operadores del sistema judicial. 

Morales adelantó que la atención al sistema judicial será prioritaria en la nueva gestión de gobierno, que comenzará el próximo día 22 de enero, cuando asuma —por tercera vez consecutiva— la presidencia de Bolivia como absoluto ganador de las elecciones generales el pasado 12 de octubre.

El gobernante inauguró el año judicial en un acto realizado en Sucre, con un discurso que trasunta la decepción por el desempeño del Poder Judicial. “La justicia se ha aplazado”, afirmó ante los magistrados de Justicia y el fiscal general, Ramiro Guerrero.

“Yo de verdad pienso que a estas alturas ya es muy tarde para seguir reclamando que la justicia acompañe [el proceso de cambio que impulsa el gobierno de Morales desde 2006] y, por eso estoy pensando cómo cambiar la justicia. Si ya no podemos con normas hay que preguntar al pueblo”, argumentó durante el discurso.

El gobernante boliviano propone que un grupo de expertos redacten las preguntas necesarias a fin de “apelar al pueblo con aspectos concretos para que diga sobre penalidades, sobre sanciones a quienes no cumplen sus deberes”.

Morales impulsó en 2011 que los magistrados fuesen elegidos mediante sufragio

Morales impulsó en 2011 que los magistrados fuesen elegidos mediante sufragio. En esos comisiones, —con un 65% de votos nulos y blancos— se eligieron a 29 mujeres y 27 varones como nuevos vocales, la mayor parte de ellos con apellidos de raíz indígena que, sin embargo, no han satisfecho las expectativas del Gobierno boliviano.

“La justicia está peor que antes”, “la justicia da vergüenza”, han sido algunos de los términos que diferentes autoridades han utilizado últimamente para al acusar de corrupción e ineficiencia a jueces, fiscales y abogados, mientras la Asamblea Legislativa ha llevado al banquillo de los acusados a tres magistrados del Tribunal Constitucional bajo cargos de omisión e incumplimiento de deberes.

Morales no concretó las medidas que se incluirán en la anunciada revolución de la justicia boliviana, ni tampoco en qué consistirá la posible reforma de la Constitución. El mandatario se limitó a plantear sanciones y penalidades para los operadores de justicia que incumplen sus deberes e inciden en el retraso a la hora de abordar los casos, uno de los males característicos en el sistema boliviano.