El calor impide acceder aún a las bodegas del ferri incendiado

Los expertos creen que el incendio pudo deberse a un cortocircuito en la sala de máquinas

Ya van tres las veces que funcionarios de la Fiscalía de Bari han subido a bordo del Norman Atlantic desde que la nave consiguiera ser remolcada hasta el puerto de Brindisi (Puglia). Pero ni siquiera en la tercera inspección realizada este domingo al ferri italiano se ha podido acceder completamente al interior de la embarcación, con temperaturas en algunos puntos de 180 grados centígrados –según mediciones realizadas con cámaras térmicas - y aún saliendo humo del garaje donde desde el primer momento se sospechó que se iniciara el incendio.

En las últimas horas los expertos apuntan también la posibilidad de que se produjera un cortocircuito en la sala de máquinas adyacente al garaje. En todo caso es allí, en las bodegas del transbordador, donde se teme que puedan aparecer los cuerpos de nuevas víctimas mortales. Entre tanto el fiscal Ettore Cardinali ha confirmado que se está valorando el traslado de lo que queda de la nave hasta el puerto de Bari (100 km al norte de Brindisi), sede de la autoridad judiciaria que se ha hecho con el caso, aunque no está claro que sea técnicamente posible –con una inclinación del casco de más de 10 grados- ni que las previsiones meteorológicas de las próximas semanas lo aconsejen.

Más información
Agentes italianos buscan en el ferri incendiado más polizones
“Golpeaban para hacerse sitio y conseguir ser evacuados”
Italia admite que no sabe cuántas personas han muerto en el ferri

Por su parte el alcalde de Bríndisi, Mimmo Consales (Partito Democratico), no ve la hora de que se lleven a otro sitio la mole ennegrecida de 186 metros de eslora advirtiendo que no tiene ninguna intención de “comprometer la estación turística” de la localidad, ya que el Norman Atlantic “está fondeado en el único muelle del puerto destinado a las naves de crucero”. Teme que a las autoridades italianas les resulte cómodo dejar abandonado en Bríndisi el Norman Atlantic “como ya sucediera en el pasado -apunta- , con algunas de las naves utilizadas en el éxodo albanés (inicios de los años noventa)”.

Este lunes comenzarán las autopsias de las víctimas, identificado durante el fin de semana el último de los nueve cuerpos que pudieron ser recuperados (se avistaron otros dos cadáveres durante las labores de salvamento) de los 11 muertos con las que se salda, de momento, la tragedia. Entre ellos el de una adolescente de origen turco, Racha Charif, de 15 años, que volvía con su familia a Alemania, donde residían. El padre y la hermana consiguieron ser rescatados. Su madre en cambio sería una de las “entre 10 y 15 personas desaparecidas”, según la última cifra avanzada por el fiscal jefe de Bari, Giuseppe Volpe.

Entre tanto la naviera griega que operaba el trayecto Patras-Igoumenitsa-Ancona efectuado por el ferri, la Anek Lines, ha facilitado el traslado hasta Italia de una veintena de familiares de los nueve pasajeros griegos de los que no se tienen noticias desde que el pasado domingo, en pleno temporal, se declarara el incendio a bordo del ferri. Esperan a una próxima inspección en la que, esta vez sí, les digan “si al menos están en la nave” tal y como pedía ante los medios Eleni Teodoriou, sobrina de un camionero griego que viajaba a bordo del Norman Atlantic y con el que habló por última vez el sábado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS