Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Egipto y Catar dan pasos para normalizar sus relaciones

El apoyo del emirato al expresidente Morsi y la detención de varios periodistas de Al Yazira congelaron los vínculos diplomáticos entre ambos países

Peter Greste (derecha) y otros dos periodistas de Al Yazira encarcelados comparecen ante el juez el pasado 31 de marzo.
Peter Greste (derecha) y otros dos periodistas de Al Yazira encarcelados comparecen ante el juez el pasado 31 de marzo. AP

Durante los últimos días, Catar y Egipto han dado pasos significativos para poner fin a su particular guerra fría. El pasado martes, el conglomerado televisivo catarí Al Yazira decidió suspender las emisiones de su canal de televisión por satélite dedicado exclusivamente a información sobre Egipto. Esta era la principal condición que había puesto El Cairo para avanzar hacia la normalización de las relaciones entre ambos países, seriamente dañadas tras el golpe de Estado del verano de 2013 que depuso al presidente islamista Mohamed Morsi, el dirigente de los Hermanos Musulmanes vencedor de las primeras elecciones presidenciales libres.

El gesto llegó tres días después de una reunión en la capital egipcia entre el presidente Abdelfatá al Sisi y el jefe de los servicios de inteligencia cataríes. Según declaraciones de fuentes diplomáticas egipcias a la agencia France Presse, responsables de ambos países están preparando una cumbre entre Al Sisi y el emir de Catar, el jeque Tamim bin Hamad al Thani, con la finalidad de sellar de forma definitiva la reconciliación. Todo parece indicar que el encuentro se celebrará en Riad, pues las conversaciones han contado con la mediación de Arabia Saudita, el principal valedor internacional del régimen egipcio.

La raíz del conflicto entre El Cairo y Doha se encuentra en su respaldo a Morsi, un estrecho aliado de Catar en su política de apoyar a partidos y movimientos islamistas en todo Oriente Próximo. Entonces, el próspero emirato ofreció asilo político a los dirigentes de los Hermanos Musulmanes que pudieron escapar a la feroz represión desatada por las autoridades egipcias. Además, el Gobierno egipcio denunció que Doha utilizaba la cadena Al Yazira para desestabilizarlo y promover las tesis de los Hermandad, declarada “organización terrorista” hace exactamente un año. De ahí su interés en silenciar la cadena “Egipto en directo”.

Después de la asonada, todas las oficinas de Al Yazira fueron clausuradas y varios de sus periodistas arrestados, incluidos tres reporteros de la cadena en inglés que recibieron largas condenas de cárcel. Uno de ellos, Peter Greste, es de nacionalidad australiana, y otro, Mohamed Fahmy, tiene doble nacionalidad egipcia y canadiense. El acercamiento entre Catar y Egipto podría favorecer una solución a su caso. La ministra de Exteriores australiana, Julie Bishop, se ha mostrado esperanzada ante una pronta liberación de los periodistas.

La détente entre ambos países es resultado directo de la reconciliación entre Catar y Arabia Saudita, consumada en noviembre en una cumbre extraordinaria del Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico, la organización que reúne a las monarquías de la península Arábiga. A raíz del estallido de las revueltas árabes en 2011, se había intensificado la tradicional rivalidad entre Riad y Doha, llegando a provocar una retirada de embajadores. Mientras el emir catarí apoyó el ascenso de la Hermandad, la familia real saudí apostaba por mantener el estatus quo, temerosa de una rebelión interna de corte islamista.

Este nuevo equilibrio que está perfilando se podría traducir en una dinámica de cooperación entre Arabia Saudí, Catar y Egipto en diversos de los conflictos violentos que asolan la región, como el de Libia, donde han estado armando a milicias enfrentadas en el campo de batalla.