La provincia de Buenos Aires impulsa un cupo de funcionarios transexuales

La Cámara de Diputados del mayor distrito de Argentina aprueba un proyecto de ley que establece que el 1% de los empleados públicos sea del colectivo ‘trans’

Al menos el 1% de los funcionarios de la provincia de Buenos Aires, donde reside el 39% de los argentinos, deberá ser del colectivo travesti, transexual, trans o transgénero, si acaba aprobándose un proyecto de ley en marcha. La Cámara de Diputados de esta provincia tan extensa como Italia aprobó este miércoles por la noche una iniciativa que asegura ese cupo. Para convertirse en ley también deberá ser aprobada por el Senado bonaerense.

"Hoy todavía aparecen dificultades que tenemos que solucionar como es su inserción laboral tanto en el ámbito privado como en el sector público, y necesitamos seguir despertando la conciencia ciudadana para lograr igualdad real de oportunidades”, opinó la diputada que impulsó el proyecto, Karina Nazábal, del kirchnerista Frente para la Victoria (FpV). Ha sido bajo el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner que Argentina ha aprobado en los últimos cuatro años la ley de matrimonio de personas del mismo sexo y la de identidad de género, que permite que cada quien defina el sexo (masculino o femenino) que desee en su documento. Pero a muchos transexuales les cuesta conseguir empleo en Argentina y cientos de ellos acaban ejerciendo la prostitución en las calles y parques.

La iniciativa de cupo en el empleo público bonaerense fue rechazada por algunos partidos de la oposición. Por ejemplo, el Frente Renovador, del candidato presidencial Sergio Massa, que lidera las encuestas para los comicios de 2015 apenas por encima del gobernador de la provincia de Buenos Aires, el kirchnerista Daniel Scioli. "Durante la gestión de Scioli (desde 2007) se ha aumentado un 20% el personal (de la provincia) y está lejos todavía de cumplirse la disposición que fija un cupo para discapacitados”, se quejó el diputado Jorge Sarghini, del Frente Renovador, que reclamó que antes de votar la nueva ley sobre empleo público se cumpliera con las anteriores.

En otros distritos se impulsan iniciativas similares o subsidios a mayores de 40 años

La provincia de Buenos Aires no es el único distrito preocupado por el empleo de transexuales. En Rosario, la tercera ciudad más poblada de Argentina, detrás de Buenos Aires y Córdoba, una concejal de la Unión Cívica Radical (UCR, centrista) y otra del FpV propusieron la creación de un cupo de empleos públicos para el colectivo trans. La iniciativa del FpV cuenta con el apoyo del colectivo Putos Peronistas, integrados por lesbianas, gais, bisexuales y transexuales (LGBT) de barrios pobres e identificados con el peronismo, principal partido integrante del frente kirchnerista.

En la ciudad autónoma de Buenos Aires (independiente de la provincia del mismo nombre), una legisladora (concejal) del FpV y militante del colectivo LGBT, María Rachid, propuso en noviembre pasado que los transexuales mayores de 40 años cobraran una subvención mensual equivalente a 210 euros. “Estamos hablando de una población que tiene un promedio de vida de 35 años por la extrema exclusión social en la que vivieron”, argumentó Rachid, que acusó a los medios de comunicación y al partido Propuesta Republicana (PRO, conservador), que gobierna en la capital argentina, de tergiversar su proyecto y divulgar que el subsidio alcanzaría los 710 euros. En el Congreso de Argentina una diputada kirchnerista presentó un proyecto similar al de Rachid. Ambas propuestas de ayudas han despertado una gran polémica en todo el país, pero solo la de la provincia de Buenos Aires ha logrado el consenso para ser aprobada por una de las dos cámaras del Parlamento distrital.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

"Mucho se discutió este mes si subsidios sí o no, cuando lo cierto es que es un colectivo que necesita trabajar dignamente, tener un sueldo, que la sociedad les abra las puertas sin un marco de discriminación”, defendió la diputada bonaerense Nazábal su iniciativa votada este miércoles. En declaraciones a la agencia pública de noticias Télam, Nazábal opinó que, “cuando una travesti le abra la puerta a una familia en un jardín de infantes (escuela inicial) todos los días, esto va a ser lo normal”. El proyecto de ley también es impulsado por el colectivo transexual. “Muchas veces hemos sido excluidas del seno familiar y hasta escolar, lo cual nos imposibilita competir en un mercado formal", atestiguó Diana Sacayán, militante del Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS