Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

John Kerry confía en que Colombia firme la paz en 2015

Estados Unidos reiteró su apoyo a una salida pacífica al conflicto armado e instó a las partes a acelerar las negociaciones

El secretario de Estado de EE UU con Juan Manuel Santos. Ampliar foto
El secretario de Estado de EE UU con Juan Manuel Santos. AFP

En una rápida visita a Colombia, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, le reiteró al presidente Juan Manuel Santos el apoyo de EE UU al proceso de paz que adelanta con la guerrilla de las FARC desde noviembre de 2012, y destacó que es necesario acelerarlo, para que llegue a buen término. “El tiempo apremia. Entre más tiempo tarde, esto va a ser más difícil”, dijo el jefe de la diplomacia de EEUU al final de la reunión que sostuvo con Santos este viernes en Bogotá. Incluso le apostó a que el próximo año se firme la paz. “Estamos junto a ustedes en este trayecto y esperamos que el 2015 sea el año que traiga a los colombianos la prosperidad, la seguridad y sobre todo la paz que la gente ha añorado durante tanto tiempo”, agregó ante la prensa.

El tiempo es precisamente uno de los temas que más preocupa a los analistas del proceso de paz en Colombia, que coinciden en que si se prolonga demasiado, puede perder credibilidad. De hecho, según las encuestas, son más los colombianos que creen que los diálogos no tendrán éxito. Santos es uno de los que más ha insistido en imprimirle agilidad. “Estos procesos tienen sus dinámicas, aquí tenemos una verdadera ventana de oportunidad que no podemos dejar pasar”, dijo el mandatario poco antes de la intervención de Kerry, quien se comprometió a trabajar en “ideas sobre cómo hacer que este proceso siga adelante”.

El secretario de Estado reconoció que firmar la paz no es fácil y que habrá críticos tanto del Gobierno como de las FARC, pero reiteró en que la salida negociada es el camino. “Los EE UU son simpatizantes y apoyan incansablemente al Gobierno colombiano”, añadió y se mostró esperanzado en que si se firma la paz esto no solo potenciará a Colombia sino a toda la región: “Si [las dos partes] están dispuestas a tomar las decisiones duras, esto se puede lograr”.

Kerry también insistió en que el paso siguiente es ayudar a construir lo que vendrá tras el fin del conflicto armado, por lo que instó a los colombianos a unirse al propósito de la paz, ya que esta solo será posible si refrendan los acuerdos que pacten el Gobierno y la guerrilla. Santos ha destacado que la posibilidad de que todo esto ocurra, también se debe en parte a EE UU: “Si logramos la paz sería el cierre con broche de oro de un proceso que nos ha unido a Estados Unidos y a Colombia en todos estos años, y será también la plataforma para continuar estas relaciones en el postconflicto”.

Antes de reunirse con el mandatario colombiano, Kerry sostuvo una reunión privada con el jefe negociador del Gobierno en Cuba, Humberto de la Calle y el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, con quienes habló, según algunos medios locales, de la posibilidad de que se procese los cargos de narcotráfico a los jefes de las FARC como conexo al delito político, todo esto en el marco de la justicia transicional, para que más adelante puedan participar en política, un tema al que se ha referido Santos en los últimos semanas, desatando un gran debate.

Kerry insistió en que el paso siguiente es construir lo que vendrá tras el fin del conflicto armado

Los dos países tienen una historia común de lucha contra el narcotráfico, sobre todo a través del Plan Colombia que suscribieron en 1999 cuando era presidente Bill Clinton. Hoy ese plan ha dado un giro en sus propósitos. Así lo explicó Santos en una entrevista con EL PAÍS recién fue reelegido en junio pasado. “Buena parte de la ayuda militar que nos están dando se transformaría en ayuda para el postconflicto”, dijo.

El respaldo de Kerry llega justo cuando el proceso de paz ha superado su peor crisis por cuenta del secuestro, a manos de las FARC, de un general del Ejército. El plagio llevó a Santos a suspender los diálogos hasta tanto no se liberara al alto oficial, lo que ocurrió tras tres semanas de cautiverio. Los equipos negociadores retomaron este miércoles las conversaciones en La Habana y se centran en llegar a acuerdos sobre cómo bajarle la intensidad al conflicto armado, ya que aunque se negocia en medio de la guerra, los colombianos siguen resintiendo que se produzcan víctimas civiles. Según cifras de Naciones Unidas, durante el último año y medio se presentaron un poco más de 305.000 víctimas de desplazamiento, de las cuales el 48% responden a casos donde los autores fueron las guerrillas.

Esta es la segunda vez que Kerry visita Colombia desde que está al frente del Departamento de Estado. Durante la primera, en agosto de 2013, calificó el proceso de paz con la guerrilla de “valiente e imaginativo”. En esta ocasión llegó a Bogotá procedente de Lima donde participó en la Cumbre del Clima. Al respaldo de Kerry a los diálogos de paz, se suma el que han dado anteriormente el vicepresidente, Joe Biden, que también ha estado en Colombia dos veces en los últimos meses y el propio Barack Obama.