Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La popularidad de Peña Nieto cae a dos años de asumir la presidencia

El presidente mexicano afronta sus niveles de aprobación más bajos

Protestas en México D.F. / Foto: Efe | Vídeo: ATLAS

Afectado por la crisis de Iguala y el estancamiento de la economía mexicana, el presidente Enrique Peña Nieto afronta sus niveles de aprobación más bajos cuando se cumplen dos años de su mandato. Coincidiendo con el aniversario, tres encuestas publicadas este lunes en medios nacionales de diferente orientación reflejan una inconformidad con su labor cercana al 60%.

El diario Reforma destaca en su sondeo un desplome de la aprobación de Peña Nieto del 50% al 39% en los últimos cuatro meses. Se trata del nivel de popularidad más bajo que ha registrado un presidente de la República desde 1995, al inicio del sexenio de Ernesto Zedillo, bajo un contexto de fuerte crisis económica.

Según el periódico, la desaprobación a su gestión crece del 46% en agosto al 58% actual. Al comienzo de su mandato el porcentaje de rechazo ciudadano era del 30%, por lo que prácticamente se ha duplicado.

El 81% de la población encuestada calificó de “muy mal” y “mal” su trabajo en el combate a la violencia, un 72% a los esfuerzos para erradicar la corrupción, mientras el 9% y 13% consideró buena o muy buena, respectivamente, la gestión en esas áreas.

El sondeo del diario El Universal presenta una tendencia similar, aunque las cifras difieren. La encuestadora Buendía & Laredo, encargada del trabajo, muestra una caída de la aprobación de la gestión de Peña Nieto del 46% al 41% en el último cuatrimestre, así como un incremento de la desaprobación del 45% al 50% en este período. En comparación con hace un año, el mandatario cae nueve puntos en su nivel de aprobación.

El 54% de la población piensa que el Gobierno priísta de Peña Nieto está en su peor momento, mientras otro 22% considera que es el mejor desde que arrancó el sexenio. El 52% cree que el país “va por mal” o “muy mal camino”, 19 puntos porcentuales más que al inicio de este mandato. Para un 10 % de los encuestados, la gestión de la crisis por la desaparición de los 43 estudiantes es lo peor que ha hecho Peña Nieto hasta el momento, mientras que lo mejor sería la suma de reformas estructurales y apoyos a la tercera edad (5 %).

El periódico Excelsior señala que el 60% de los encuestados se muestran en desacuerdo con la manera de gobernar del presidente, frente al 36% que lo aprueba. El descontento se sustenta fundamentalmente por la persistencia de los problemas económicos, la inseguridad y la violencia, señala el diario. La gestión del mandatario en temas como el control del alza de precios, la economía, la creación de empleos, el combate a la corrupción de funcionarios públicos y la pobreza generan las mayores críticas entre los encuestados. Las acciones más aplaudidas son la detención de la líder magisterial Elba Esther Gordillo en febrero de 2013, la captura de El Chapo Guzmán un año después, el programa para reducir la desnutrición ,-la cruzada contra el hambre – y la estrategia federal contra el crimen organizado en el Estado de Michoacán, puesta en marcha a comienzos de año tras la escalada de violencia en la región.

Nuevos disturbios tras una marcha en la capital

Miles de personas salieron este 1 de diciembre a las calles de varias ciudades de México para protestar por la desaparición de 43 estudiantes de magisterio en el aniversario de la toma de posesión, hace dos años, del presidente Enrique Peña Nieto.

"Queremos decirle a Peña Nieto que no es Ayotzinapa. Ayotzinapa somos nosotros y toda la gente que nos ha apoyado en donde quiera que nos hemos parado y nos han brindado la solidaridad", señaló un estudiante de la escuela normal rural de Ayotzinapa durante un mitin en el Ángel de la Independencia, uno de los puntos de reunión más importantes de la capital. Apenas el pasado jueves el mandatario incluyó la proclama (Todos somos Ayotzinapa) dentro del discurso en el que anunció un decálogo de medidas para mejorar la seguridad del país, acuciado por la crisis de Iguala.

Hacia las siete de la tarde la marcha se tornó violenta. Cajeros automáticos, varias tiendas y hoteles del céntrico Paseo de la Reforma sufrieron ataques por parte de un grupo de anarquistas con el rostro cubierto. Después de que la policía rodeara a varios grupos de personas, trabajadores de la Comisión Nacional de Derechos Humanos mediaron con los granaderos para evitar trifulcas y permitir el paso de los manifestantes pacíficos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información