Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal para Yugoslavia pide la vuelta a La Haya del líder serbio Sesejl

El radical ha vulnerado las condiciones impuestas por el fiscal para la libertad condicional

Vojislav Seselj saluda desde la sede del partido, en Belgrado.
Vojislav Seselj saluda desde la sede del partido, en Belgrado. ap

La fiscalía del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) ha pedido a los jueces que ordenen el "retorno inmediato" a La Haya del líder radical serbio Vojislav Sesejl. Acusado de crímenes de guerra cometidos en Bosnia, Croacia y la propia Serbia en la guerra de los Balcanes, Sesejl goza desde hace un mes de libertad condicional porque padece un cáncer de colon. El permiso para que fuera tratado en su país le fue concedido siempre no se metiera en política. Como no ha cumplido las condiciones impuestas por el TPIY, y además ha asegurado que no piensa "volver voluntariamente para escuchar la sentencia", Serge Brammertz, el fiscal jefe, ha solicitado su regreso.

"El tribunal confiaba en Sesejl, pero no había razones para ello. Ha demostrado que su salud no le impide hacer declaraciones que hieren a las víctimas, y ponen en duda la urgencia médica del traslado", ha dicho el fiscal. Uno de los gestos más señalados de Sesejl ha consistido en mandar un comunicado a la prensa croata calificando la caída de Vukovar en manos de las tropas serbias, en 1991, de "día de la liberación de Vukovar". La batalla costó la vida a centenares de personas y más de 30.000 fueron deportadas. La ciudad, situada al este de Croacia, estuvo en manos serbias hasta 1998.

El político lidera el Partido Radical Serbio (PRS) y sigue siendo muy popular entre los grupos ultranacionalistas de la antigua república yugoslava. De ahí que varias organizaciones civiles hayan pedido también que regrese a La Haya, sede del TPIY. Las ONG croatas Documenta y el Comité Cívico para los Derechos Humanos han solicitado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que "vuelva al hospital en Holanda, porque será mejor para la lenta cooperación entre los países que han sufrido por su culpa". La agrupación Serbia Mujeres de Negro, por su parte, asegura que sus soflamas "son dañinas para las víctimas y para la estabilidad regional".

La semana pasada, el Parlamento Europeo pidió al TPIY que reconsiderara la libertad condicional otorgada. "Condenamos su incitación al odio, las reclamaciones territoriales y sus intentos de desviar a Serbia de su senda europea", rezaba la resolución adoptada en Estrasburgo. Sesejl se entregó voluntariamente en 2003 al Tribunal para Yugoslavia. Desde entonces ha protagonizado huelgas de hambre y ha sido condenado por desacato (publicó nombres de testigos en su cuenta de Internet). El fallo debía conocerse en 2013, pero uno de los jueces fue apartado por presunta parcialidad y el caso se ha retrasado. Al saber que padecía cáncer de colon, pidió que le dejaran volver a Serbia para ser cuidado por médicos locales. Su estado parecía muy grave y los jueces permitieron la marcha.

Más información