Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Holanda reconstruirá el avión de Malaysian Airlines abatido en Ucrania

Los restos del fuselaje serán trasladados esta semana a una base aérea militar holandesa

Restos del avión del vuelo MH17, cerca de Roszypne, Ucrania.
Restos del avión del vuelo MH17, cerca de Roszypne, Ucrania. ap

Los restos del fuselaje del avión de las líneas áreas malasias caído sobre Ucrania el pasado 17 de julio llegarán a lo largo de esta semana a la base militar holandesa de Gilze-Rijen, al sur del país. Los expertos, que sólo han recogido los pedazos del Boeing 777 siniestrado considerados convenientes para reconstruir parte de la nave, esperan averiguar si fue derribada por “el impacto de varios objetos de alta energía”, tal y como señala la investigación preliminar firmada por el Consejo Holandés de Seguridad. La tragedia del vuelo MH17 costó la vida a 298 personas de 10 nacionalidades (196 holandesas). Con nueve cuerpos todavía por recuperar, el pasado viernes llegaron a Holanda otros seis ataúdes con restos humanos para su identificación.

El traslado del fuselaje (650 metros cúbicos en total) se hará por tierra y lleva cinco meses de retraso por culpa de la lucha desatada entre separatistas prorrusos y tropas leales a Kiev en la zona. La nave cayó cerca de la localidad de Hrabove, en la provincia de Donetsk, al este de Ucrania, donde ambas partes siguen enfrentadas. Y se culpan mutuamente de haber atacado el avión civil. Debido a ello, las labores de inspección y recogida sólo han podido efectuarse cuando la seguridad de los expertos internacionales encargados de la tarea estaba garantizada.

Entre las porciones recogidas figura la cabina del piloto, cabina de pasajeros, alas, cola y motores. Nada está completo, y una vez examinado su estado dará comienzo la reconstrucción. Entretanto, los forenses que se ocupan de identificar los cadáveres siguen trabajando a puerta cerrada en Holanda. Como ya sucediera con los demás féretros repatriados, los seis que fueron despedidos el viernes en Ucrania recibieron honores militares. Ben Koenders, nuevo ministro holandés de Exteriores, asistió por primera vez al acto y luego encabezó la comitiva de regreso. A pesar del tiempo transcurrido, cada vez que nuevos restos llegan a Holanda, su traslado a la sede forense es seguido por cientos de ciudadanos sobre el terreno. El pasado 10 de noviembre, el Gobierno y los familiares de los 298 fallecidos, les rindieron homenaje en una ceremonia laica a la que asistieron 1.600 parientes, además de los reyes, Guillermo Alejandro y Máxima, y el Gobierno.

Más información