Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Petrobras promete más transparencia tras las detenciones por corrupción

La petrolera creará un organismo de vigilancia y bate un récord de producción

La presidenta de Brasil sobre las detenciones en Petrobras

En un momento "penoso y muy doloroso" para la compañía, la plana mayor de la empresa estatal Petrobras presentó este lunes por la tarde los resultados del tercer trimestre de la compañía y anunció la "urgente" creación de una Dirección de Gobernanza que "mejore los filtros existentes" y prevenga futuros escándalos como el que acosa actualmente a la petrolera. La Policía Federal investiga el presunto desvío de 3.000 millones de dólares en un entramado de sobornos, blanqueo de dinero y financiación irregular de partidos que implica a decenas de grandes empresas contratistas. La empresa estatal justificó su decisión de aplazar la publicación de su balance trimestral no auditado por el impacto de las confesiones prestadas ante la Justicia el pasado 8 de octubre por su exdirector de Abastecimiento, Paulo Roberto Costa, y el cambista Alberto Youssef, acusado de blanqueo de dinero (ambos están presos).

Los máximos responsables de la mayor empresa de Brasil y Latinoamérica, cuyas acciones volvieron a bajar un 0,5% adicional este lunes tras la redada y detención de varios directivos de grandes empresas el pasado viernes en una nueva fase de la Operación Lava Jato, aseguraron que ofrecerán su colaboración con la Policía y los órganos de control del país "por el bien de Petrobras y de Brasil". La presidenta, Maria das Graças Foster, y el director financiero, Almir Barbassa, aseguraron que excluirán de licitaciones futuras a empresas constructoras y de ingeniería con participación probada en sobornos (como sucedió hace unas semanas con la empresa holandesa SBM Offshore). "Estamos corriendo contra el tiempo", declaró Graças Foster, "para hacer de este momento tan difícil una empresa mejor", en línea con las palabras expresadas el fin de semana desde Australia por la presidenta brasileña (y expresidenta del Consejo de Administración de Petrobras), Dilma Rousseff, quien dijo que el escándalo "podría cambiar el país para siempre".

Petrobras divulgó este lunes un récord histórico de producción de petróleo en el pasado octubre (2.126.000 barriles diarios), aunque reconoció que no alcanzará su objetivo de producción anual (que se incrementará entre un 5,5% y 6%, por debajo de la meta prevista de entre un 6,5% y 8,5%).

Cuestionada por periodistas que preguntaban por qué la empresa no extiende el rigor aplicado a la holandesa SBM (excluida de futuras licitaciones hasta que revele el nombre de los funcionarios sobornados) y corta relaciones con las relevantes empresas brasileñas investigadas por la policía, Foster se limitó a admitir que no conoce "los procesos con exactitud". José Formigli, director de Producción y Exploración de la compañía, prometió que se dará el mismo trato a empresas cuyas irregularidades se confirmen: "Nuestras relaciones futuras van a depender de las investigaciones". Foster defendió la importancia de la política Compre Nacional (que obliga a la contratación mayoritaria de empresas y personal brasileño en sus proyectos), instaurada por Dilma Rousseff como ministra de Energía en 2003, y que se coloca en el origen de la trama de corrupción investigada.

"Tenemos el privilegio de haber recibido muchos premios técnicos, pero también queremos que se respeten nuestros procesos", declaró Foster —que accedió a la presidencia en 2012 y dijo haber tenido la primera noticia sobre los casos de corrupción cuando se inició la operación policial, en marzo pasado—. "Tenemos unos resultados operativos excepcionales, no somos una empresa inmovilizada".

Respecto al retraso en la publicación del balance trimestral, el director financiero, Almir Barbassa, aclaró que si nuevas revelaciones derivadas de la investigación policial aconsejasen modificar de nuevo la fecha prevista (actualmente el 12 de diciembre), no tendrían problema en "ajustarse". Y salió al paso sobre los rumores acerca de que estos retrasos desencadenasen una imposibilidad transitoria de acceder a mercados de deuda e incidiesen en el funcionamiento del gigante petrolero: "Trabajamos con altos niveles de caja. Podemos operar durante seis meses o más sin acceder a nueva deuda". Barbassa subrayó que la empresa no publicará balances "incompletos" y que hipotéticas revelaciones futuras en el marco de la Operación Lava Jato podrían traducirse en nuevas demoras.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información