Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Occidente abre la puerta a nuevas sanciones a Rusia por Ucrania

Putin aduce el largo viaje de regreso a Moscú para abandonar Australia antes del almuerzo de los líderes del G20

El presidente ruso, Vladímir Putin, saluda desde la escalerilla poco antes de abandonar Brisbane. Ampliar foto
El presidente ruso, Vladímir Putin, saluda desde la escalerilla poco antes de abandonar Brisbane. Getty Images

Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia no fueron capaces de acercar posiciones sobre la situación en el este de Ucrania durante la cumbre de jefes de Estado y de gobierno del G20 en Brisbane. Las relaciones entre los países occidentales y Rusia alcanzaron un nivel de tensión máxima cuando el presidente ruso, Vladímir Putin, abandonó el encuentro antes de que terminara.

Putin no asistió al almuerzo de líderes del domingo, aunque sí lo hizo su ministro de finanzas, Anton Siluanov. “Nos llevará nueve horas viajar de aquí a Vladivostok y luego otras nueve horas hasta Moscú. Necesito llegar a casa, el lunes tengo que ir al trabajo y necesito dormir al menos cuatro o cinco horas”, explicó Putin en una rueda de prensa para medios rusos. “Es la única razón”, añadió.

Durante el fin de semana, buena parte de los países del G20 expresó su descontento por la presencia de tropas y armamento pesado ruso en el este de Ucrania. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dejó la puerta abierta a imponer más sanciones “si Rusia continúa violando la ley internacional, violando el acuerdo de Minsk y dando armas a los rebeldes”.

Obama se ha visto con Putin varias veces en la última semana, tanto en el G20 en Brisbane como en la cumbre del Foro de Cooperación Asia-Pacífico en Pekín.

“La desestabilización continuada de Ucrania es simplemente inaceptable”, aseguró el primer ministro británico, David Cameron, que abordó el tema durante una reunión entre los países europeos y la delegación estadounidense. “Continuaremos manteniendo nuestras sanciones contra Rusia”, afirmó, y añadió que “continuaremos haciendo presión, y si Rusia continúa desestabilizando Ucrania, pondremos en marcha nuevas medidas”.

Cameron habló del riesgo de “un conflicto congelado y permanente en el continente europeo”. Aseguró que “si esto pasa, no creo que las relaciones entre Rusia por un lado y Reino Unido, Europa y América por el otro puedan ser las mismas”.

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea se reunirán hoy para estudiar la situación y decidir si ponen en marcha nuevas sanciones contra Rusia, informa Lucía Abellán. Hasta el viernes, lo único que tenían previsto los ministros era añadir nuevos nombres a la lista de sancionados. Pero previsiobblemente algunos países plantearán la necesidad de ir más allá, a la vista de la escalada de tensión con la entrada de tropas rusas en Ucrania.

Putin se marchó de Brisbane en su avión poco antes de que se hiciera público el comunicado final, que fue ratificado por todos los miembros del G20, incluida Rusia. En el comunicado no hay ninguna referencia específica a Ucrania, aunque la situación en el este de Europa centró buena parte de las reuniones bilaterales del fin de semana.

Pero el primer párrafo del comunicado sí incluyó una alusión velada al conflicto en Ucrania: “los riesgos persisten, incluyendo en los mercados financieros y en forma de tensiones geopolíticas”, reza el documento.

Durante la rueda de prensa que ofreció para los medios rusos, Putin criticó la decisión del gobierno de Kiev de cortar los lazos económicos con las zonas del este dominadas por los rebeldes. “No puedo entender por qué las autoridades de Kiev están aislando estos territorios con sus propias manos. Bueno, uno puede entender, para ahorrar dinero. Pero este no es el momento ni la ocasión de ahorrar dinero”, afirmó Putin.

El presidente ruso comparó las regiones de Donetsk y Lugansk, en el este de Ucrania, con el conflicto entre Rusia y Chechenia durante los años noventa , y aseguró que entonces Rusia siguió pagando “pensiones y beneficios sociales al pueblo checheno”.

 

Más información