Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

45 años de cárcel a un sargento por la muerte de un soldado en Corea del Sur

El caso pone de relieve los numerosos casos de abusos y vejaciones que sufren los reclutas en los cuarteles del país

Los padres del soldado muerto, tras conocer la sentencia.
Los padres del soldado muerto, tras conocer la sentencia. REUTERS

Un tribunal militar sentenció este jueves a un sargento del Ejército surcoreano a 45 años de cárcel por haber provocado la muerte de uno de sus soldados al propinarle una paliza junto a otros cinco compañeros de cuartel. El juez consideró al suboficial Lee culpable de homicidio al causar lesiones graves al soldado raso Yoon, de 23 años, que falleció el pasado abril tras ser golpeado repetidamente en el pecho mientras comía. La paliza le provocó que un trozo de la comida obstruyera las vías respiratorias y murió asfixiado. La autopsia que se le practicó demostró que Yoon había sido objeto de varias agresiones “brutales” durante su último mes de vida, según el Ejército surcoreano. El caso conmocionó al país y sacó a relucir los numerosos casos de acosos y vejaciones que sufren los novatos en los cuarteles de Corea del Sur.

“Cometieron el delito de atacar y haber abusado de la víctima varias veces al día desde que entró en la unidad. No hubo señales de remordimiento, ya que sus comportamientos fueron cada vez más brutales, e incluso trataron de ocultarlo”, aseguró el juez al anunciar el veredicto, según informa la agencia surcoreana Yonhap. Otros cinco soldados que también participaron en los abusos han recibido penas que oscilan entre los seis meses y los 30 años de cárcel, dependiendo del grado de implicación en la muerte de Yoon. La fiscalía había solicitado la pena de muerte para Lee, de 26 años, algo que el tribunal desestimó ya que “no se pudo determinar si los culpables quisieron matar a la víctima de forma deliberada”.

La investigación tras la muerte de Yoon destapó el acoso al que había estado sometido durante semanas. Además de constantes golpes, fue obligado a comerse tubos de pasta de dientes o a lamer sus escupitajos, entre otras vejaciones. Se le privaba de comida y le despertaban constantemente por las noches, según varios testimonios.

La intimidación y prácticas abusivas no son fenómenos aislados en el Ejército surcoreano, un país que sigue técnicamente en guerra con Corea del Norte y exige dos años de servicio militar obligatorio a todos los varones. En junio un sargento que había sido objeto de burlas y malos tratos por parte de sus compañeros mató a cinco soldados e hirió a otros siete. La institución dijo posteriormente que el recluta “tenía dificultades para adaptarse a la vida militar”. Un episodio similar en 2005 acabó con ocho soldados muertos después de que un soldado lanzara una granada de mano en su dormitorio.

El servicio militar es obligatorio para todos los varones y tiene una duración de dos años

Tras las críticas de varios sectores de la sociedad, el Ministerio de Defensa surcoreano se ha comprometido a reformar las Fuerzas Armadas para evitar que se repitan incidentes de este tipo. Algunas de las medidas van encaminadas a aumentar la protección a los nuevos reclutas, con más controles y más días libres. Sin embargo, muchos defienden que el Ejército del país es demasiado rígido y jerarquizado y que hace falta un cambio de mentalidad a todos los niveles para acabar con los abusos.

 

Más información