Francia cede ante Bruselas y anuncia un mayor recorte del déficit

La Comisión Europea iba a pronunciarse el miércoles tras pedir "aclaraciones" a París

Hollande, en un acto el pasado domingo.
Hollande, en un acto el pasado domingo.PHILIPPE DESMAZES (AFP)

El Gobierno francés intenta a última hora evitar una grave advertencia de la Comisión Europea por incumplir sus compromisos para rebajar al déficit al 3% el año que viene. A solo 48 horas de que Bruselas se defina al respecto, París envió el lunes una carta al Ejecutivo comunitario en la que anuncia que reducirá más de lo previsto el desajuste de sus cuentas públicas. Un portavoz oficial cifró ese “esfuerzo suplementario” en “al menos 3.600” millones. El Gobierno francés cede y modifica, aunque solo parcialmente, sus presupuestos para 2015.

Francia ya había sido advertida de que sus cuentas no se ajustaban a las exigencias del Pacto de Estabilidad de la UE. París envió el proyecto a Bruselas el pasado día 15 y, una semana después, el vicepresidente de la Comisión, Jyrki Katainen, al frente de la cartera de Asuntos Económicos y Monetarios, respondió con una carta de aviso al ministro francés de Finanzas, Michel Sapin. Le exigía saber las “razones” de Francia para “desviarse” de sus compromisos tanto en déficit nominal (4,3% para el año que viene en lugar del 3%) como estructural (lo iban a reducir un 0,2% en lugar del 0,5%).

Más información

El Gobierno respondió en los días posteriores con continuas declaraciones públicas sobre su intención de no modificar sus presupuestos. El ministro de Economía, Emmanuel Macron, dijo estar “seguro” de que Bruselas aceptaría el proyecto francés ante el débil crecimiento en la eurozona y la baja inflación, que son las dos razones esgrimidas por París para incumplir sus obligaciones y exigir otra prórroga para llegar al 3% de déficit. Sería la tercera.

Finalmente, el Ejecutivo que dirige Manuel Valls ha optado por ceder, al menos en parte, porque la rectificación no incluye más recortes a los 21.000 millones previstos. Sapin respondió ayer a Kataynen. Le explica que esas “razones” son el estancamiento económico y la baja inflación. En Francia, le dice, la previsión de crecimiento para este año es del 0,4% en lugar del 1% anunciado; y del 1% en 2015 en lugar del 1,7%. “En ese contexto, ha hecho falta revisar la situación presupuestaria para 2014 y 2015”, añade.

Pero Sapin insiste en su carta en que Francia sigue “comprometida con las reglas presupuestarias” europeas. Por eso, de entrada, exige “adaptar el ritmo de reducción de los déficits públicos en Europa y en Francia” y luego asume que habrá nuevas medidas. Estas, concreta, se derivan de la “revisión de estimaciones” sobre el pago de los intereses de la deuda, que serán menores por los bajos tipos actuales. Promete reforzar la lucha contra el fraude fiscal para aumentar los ingresos y dice contar con un saldo más favorable en la contabilidad de Francia con la UE.

Debido a estos retoques de última hora, que el equipo de Sapin cifra en 3.600 millones (la carta no cita cantidad), el déficit, que ahora asciende a 93.000 millones, podrá reducirse en la citada cantidad. Y así, afirma el ministro en su misiva, reducirá en más del 0,5% el déficit estructural, es decir, el registrado al margen del ciclo económico. Era la principal exigencia de Bruselas y, por eso, Sapin concluye su carta: “No dudo de que nuestro proyecto presupuestario, así como las precisiones de hoy, permitirán a la Comisión apreciar el esfuerzo estructural realizado por Francia en 2015”.

O sea, que París cree que esta modificación será suficiente. La palabra la tiene el miércoles Bruselas.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50