Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata a dos policías en una huida a tiros por el norte de California

El tiroteo se inició en la zona de Sacramento y el sospechoso huyó durante 50 kilómetros

Uno de los heridos es una mujer que se negó a darle su coche

Un policía inspecciona un vehículo en Auburn, el viernes. Ampliar foto
Un policía inspecciona un vehículo en Auburn, el viernes. AP

La policía detuvo el viernes por la tarde a un individuo sospechoso de haber disparado contra cuatro personas, tres agentes de policía y una mujer, en el norte de California, en una huida desesperada durante 50 kilómetros en la que los sospechosos dispararon contra todo el que se cruzó en su camino. Dos de los agentes murieron. En la persecución participaron cientos de agentes que prácticamente paralizaron el noroeste de Sacramento, la capital del Estado.

Alrededor de las 4 de la tarde del viernes, la oficina del sheriff del condado de Placer informó de que el sospechoso había sido detenido en un domicilio de la localidad de Auburn. Fue identificado como Marcelo Marquez, de 34 años, aunque su verdadero nombre es Luis Enrique Monroy Bracamonte. Se desconocen los motivos por los que decidió disparar a los policías. Tras pasar a disposición judicial, ingreso en prisión a mediodía del sábado con los cargos de homicidio, intento de homicidio y robo. Se desconocen los motivos de su violenta huida.

Su mujer, Janelle Marquez Monroy, que le acompañaba en la huida, ingresó en prisión con los cargos de intento de homicidio y robo de coche, según informa el diario The Sacramento Bee.

La película de terror comenzó a las 10.22 de la mañana, hora local un agente del Departamento del Sheriff del Condado de Sacramento se acercó a investigar un vehículo sospechoso aparcado en un motel de la capital del Estado. El conductor lo recibió con una ráfaga de tiros, uno de los cuales lo alcanzó en la cabeza. El sheriff Scott Jones confirmó pasadas las tres y media de la tarde que el agente había muerto. Se llamaba Danny Oliver, tenía 47 años y dos hijas. El compañero de Oliver alcanzó a disparar, pero el sospechoso huyó del lugar junto con una mujer que también estaba en el coche.

Poco después, intentó robar otro coche. La conductora se resistió y también recibió un disparo en la cabeza. La mujer se encuentra hospitalizada y según la prensa local no se teme por su vida.

Después de este incidente, el sospechoso acabó robando otros dos vehículos y condujo hacia el condado de Placer. El segundo de los coches era la camioneta del jardinero José Cruz, que contó al diaro The Sacramento Bee como un hombre le pidió las llaves a punta de pistola con una camisa ensangrentada enrollada alrededor de un brazo.

Para entonces, cientos de policías del norte de California buscaban el vehículo. Dos de ellos lo encontraron. La oficina del sheriff del codado de Placer informó de que dos de sus agentes se acercaron al vehículo sospechoso en una calle a unos 50 kilómetros al norte de Sacramento. Márquez los repelió también a tiros. Uno de estos agentes es el otro fallecido, el detective Mike Davis Jr, de 42 años. El otro resultó herido en el brazo.

Finalmente, la pareja se encerró en una casa de Auburn, que los agentes asediaron durante horas. La mujer fue detenida en la camioneta. Los agentes lograron hacer salir al sospechoso con gases lacrimógenos.

Murió el mismo día que su padre, también policía, 26 años después

Uno de los dos policías asesinados el viernes en el norte de California, el detective Michael David Davis Jr., de 42 años, era hijo de otro policía del mismo nombre que murió también estando de servicio, el mismo día hace 26 años.

El padre de Davis murió en un accidente de helicóptero durante una investigación de tráfico de drogas en el condado de Riverside, al sureste de California. Davis murió el viernes de un disparo en la cabeza durante la huida a tiros del sospechoso Marcelo Marquez, de 34 años, detenido unas horas después tras haber asesinado a otro policía y haber herido a tiros a otras dos personas.

El detective Davis estaba casado y tenía cuatro hijos.

Más información