Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La coalición golpea al Estado Islámico en la frontera turca

La aviación de EE UU apoya a los kurdos de Siria en la lucha por la estratégica ciudad de Kobane

Humareda tras una explosión en la ciudad fronteriza e Kobane. Ampliar foto
Humareda tras una explosión en la ciudad fronteriza e Kobane. Getty Images

La estratégica ciudad siria de Ayn el Arab (Kobane, en kurdo), justo en la frontera con Turquía, podría caer en manos de los yihadistas del Estado Islámico (EI), tras dos semanas intensas de combate con la milicia local kurda, las Unidades de Protección Popular (YPG, en kurdo), que la defienden cada vez más a la desesperada. Se trata de una batalla desigual en la que se enfrentan las armas ligeras del arsenal kurdo con los tanques y la artillería pesada desplegados por el EI en la ofensiva.

Por ello, aviones de la coalición internacional contra el EI intervinieron para frenar a los yihadistas y bombardearon el sábado un edificio y dos vehículos armados del Estado Islámico cerca de esta ciudad, según informó el Comando Central de Estados Unidos. “A pesar de que continúan los duros enfrentamientos de las últimas 24 horas entre nuestras fuerzas y los combatientes terroristas del EI, desafortunadamente las fuerzas aéreas de la alianza internacional no han bombardeado los puntos donde se reúne [los militantes] el EI”, se lamentó Redur Xelil, portavoz de las YPG, en un comunicado.

Los ataques de la coalición no impidieron que la milicia yihadista también bombardeara por primera vez la localidad, hiriendo a varias personas, según informó el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos (SOHR, en inglés). De hecho, cuatro proyectiles de mortero lanzados por los yihadistas cayeron en el lado turco y causaron dos heridos, según confirmaron las autoridades locales.

Los yihadistas han matado a 40 combatientes kurdos en los últimos cinco días, en los que también han realizado un ataque suicida contra Ayn el Arab con un camión bomba que se hizo pasar por un vehículo humanitario, según el SOHR. Los combates se prolongaron durante la noche del sábado al domingo, informan distintas fuentes.

Los yihadistas están a pocos kilómetros de la ciudad y mantienen abiertos tres frentes, al oeste, al sur y al este. Su avance ha provocado que más de 160.000 personas hayan cruzado como refugiadas al lado turco por el norte, según cifras del Gobierno de Ankara, mientras que entre 2.000 y 4.000 kurdos turcos han realizado el camino inverso para unirse a las YPG, según los habitantes de la zona. Si el EI tomara la ciudad fronteriza, la ONU ha alertado de que podría ascender hasta 400.000 el número total de refugiados llegados a Turquía, que acoge ya alrededor de 1,5 millones de desplazados sirios.

La milicia yihadista ha declarado un califato suní en los territorios bajo su control en Siria e Irak, en los que ha impuesto un régimen radical según su propia interpretación de la ley islámica.

Turquía insinúa que podría enviar tropas a Siria

“Turquía hará lo que sea necesario en la tarea que le corresponda como parte [de ser miembro de la coalición]. Decir que Turquía no va a tomar una posición militar es incorrecto. ¿Van a ser otros países los que protejan nuestras fronteras? No, seremos nosotros quienes las protegeremos”, señaló por su parte el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

“No se puede destruir una organización terrorista [el EI] sólo con ataques aéreos, una parte integral es la fuerza en el terreno”, añadió Erdogan, en declaraciones a los periodistas que lo acompañaban en su avión de regreso tras participar en la Asamblea General de la ONU en Nueva York. Está previsto que el 2 de octubre el Parlamento turco debata y apruebe una moción que daría permiso al Ejército turco para llevar a cabo operaciones en los territorios de Siria e Irak.

Para aumentar su implicación en la lucha internacional contra el EI, Turquía querría que la coalición aprobara el establecimiento de una zona tapón en el lado sirio de la frontera y de una zona de exclusión aérea en esta misma área, donde Ankara querría reubicar y dar asistencia humanitaria a parte de sus 1,5 millones de refugiados sirios.

 

 

Más información