Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al Fatah y Hamás anuncian que la Autoridad Palestina controlará Gaza

Las facciones palestinas anuncian acuerdos sobre el control de los pasos fronterizos con Israel

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina y líder de Al Fatah, Mahmud Abbas.
El presidente de la Autoridad Nacional Palestina y líder de Al Fatah, Mahmud Abbas. AP

Las facciones palestinas Al Fatah y Hamás, que controlan respectivamente Cisjordania y la Franja de Gaza, acordaron este jueves que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) gobernará en Gaza “de forma inmediata”. Según declararon a diversas agencias los negociadores de ambos grupos en El Cairo, la organización islamista Hamás apoyará al presidente de la ANP y líder de Al Fatah, Mahmud Abbas, que aspira a fundar un Estado palestino independiente que respete las fronteras israelíes previas a la guerra de 1967 y que incluya Gaza y la Cisjordania ocupada. La ANP vigilará, según el anuncio, las fronteras entre Gaza e Israel. Es una de las condiciones para que se implemente el acuerdo de alto el fuego alcanzado en agosto por los palestinos e Israel tras una devastadora operación militar israelí de 50 días en la que murieron más de 2.100 palestinos de Gaza y más de 70 israelíes.

La reconciliación entre Al Fatah y Hamás se selló en el papel la pasada primavera, cuando Abbas anunció un Gobierno de unidad para toda Palestina. Poco después presentaron un Ejecutivo que no ha llegado a hacerse cargo de Gaza, cercada por Israel y aislada por un bloqueo en el que los vecinos egipcios participan activamente. El régimen instaurado por los golpistas egipcios que depusieron al Gobierno del islamista Mohamed Morsi en 2013 es hostil a Hamás, que el brazo palestino de los depuestos Hermanos Musulmanes de Morsi.

Las regiones palestinas de Gaza y Cisjordania se separaron de hecho tras una breve guerra civil en 2007. Desde el acuerdo de abril, la reconciliación palestina ha tropezado en serios problemas financieros y en la oposición frontal de Israel, cuyo primer ministro Benjamin Netanyahu acusó a Abbas de pactar con terroristas que buscan la destrucción de Israel. La ofensiva militar de julio y agosto supuso un paréntesis que evidenció las profundas diferencias entre ambas facciones palestinas. No obstante, Al Fatah y Hamás negociaron juntas —con mediación egipcia— los términos del alto el fuego con los israelíes.

De acuerdo con el anuncio de este jueves, la ANP se hará cargo de los pagos pendientes a los funcionarios públicos en Gaza, que asfixiaban las arcas públicas de la administración regional gazatí. Siguen pendientes de cobro varios meses de salarios de más de 40.000 empleados públicos en Gaza. También se hará cargo la ANP de las ingentes tareas de reconstrucción tras la invasión israelí, que dejó miles de casas destruidas y dañó severamente buena parte de las infraestructuras privadas y públicas. Hamás tiene serios problemas de supervivencia desde que perdió el apoyo de los Hermanos Musulmanes de Egipto. Pero las bajas infligidas por sus milicianos a las abrumadoramente superiores Fuerzas Armadas israelíes, que encajaron 66 muertes entre sus filas, disparó la popularidad de la organización islamista, considerada un grupo terrorista por la Unión Europea y Estados Unidos.

Los palestinos quieren regular junto a Naciones Unidas el control de los pasos fronterizos entre Gaza e Israel. El que une Gaza con Egipto en la localidad sureña de Rafah no es parte del acuerdo anunciado el jueves.

Hamás, Al Fatah e Israel retomarán a finales del mes que viene las conversaciones, siempre indirectas y con mediación internacional. Los palestinos quieren presentar un frente común ante los israelíes con este impulso a su acuerdo de unidad. El 12 de octubre se celebrará, además, una conferencia de donantes para financiar la reconstrucción de la región costera palestina.

El Gobierno unitario palestino se propuso celebrar elecciones en todos los Territorios antes de fin de año. Pese al anuncio del jueves, los palestinos deben aún dirimir los detalles de la financiación y también el destino de las fuerzas armadas y de seguridad en Gaza, hoy controladas por Hamás.

El viernes en Nueva York, el debilitado y casi octogenario presidente Abbas dará un discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas en el que llamará a la “internacionalización” del conflicto entre Israel y los palestinos para terminar así con la ocupación israelí y pavimentar el camino a un Estado palestino de pleno derecho.