Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El huracán Odile deja varados a 30.000 turistas en México

El fenómeno climático, que perderá fuerza en las próximas horas, ha dejado incomunicados uno de los principales destinos turísticos

Una familia estadounidense se resguarda en un hotel de Los Cabos
Una familia estadounidense se resguarda en un hotel de Los Cabos AP

El paso del huracán Odile la noche del domingo por la zona de Los Cabos, en el estado de Baja California Sur (en la península de Baja California, al noroeste de México) ha dejado una estela de daños en la infraestructura urbana además de casas y negocios de uno de los principales destinos turísticos del país. El Gobierno mexicano ha informado de que 30.000 visitantes se encuentran varados en algunos hoteles de los dos municipios más importantes de la región (Los Cabos y San José del Cabo), que se encuentran incomunicados. Las autoridades han señalado que los grupos de auxilio ya están realizando labores de rescate. Hasta el momento, no hay víctimas mortales. 

Odile presentaba inicialmente la categoría tres (de cinco) en la escala Saffir-Simpson, pero se ha degradado a la uno, aunque continúa su trayectoria hacia Loreto y La Paz, dos destinos habituales de los vacacionistas de Estados Unidos. Los reportes indican que el huracán se mueve con "fuertes lluvias" hacia el noreste a 20 kilómetros por hora con vientos máximos sostenidos de 150 kilómetros por hora y rachas de hasta 190. A su paso ha derribado árboles y postes de energía, según ha indicado el coordinador de Protección Civil de México Luis Felipe Puente.

Cientos de turistas se encuentran en las plantas bajas de los hoteles de lujo situados en Los Cabos, que se han convertido en refugios para los visitantes. Según las autoridades, hay al menos 26.000 turistas extranjeros y 4.000 mexicanos en los 18 hoteles que se han convertido en albergues temporales. "Nos ha tomado por sorpresa", dijo el surfista Steve Clement, de Hawai, a la agencia France Presse.

Hay 26.000 turistas extranjeros y 4.000 mexicanos en los 18 hoteles que se han convertido en albergues temporales

Puente indicó que a partir de mañana comenzará a funcionar un puente aéreo para sacar a los turistas varados de Los Cabos. Las autoridades están evaluando el impacto que ha dejado el huracán en el aeropuerto de San José del Cabo, que registró daños en su torre de control y en las salas de espera.  

Unos 7.000 residentes del municipio de Los Cabos han sido evacuados, según indicó Puente a la cadena ForoTV. La localidad suma 161.000 habitantes. Las operaciones del aeropuerto del centro turístico han sido suspendidas. Las autoridades también han cortado la energía eléctrica durante el paso de Odile para evitar cualquier incidente. Unas 200.000 personas quedaron sin electricidad en todo el Estado. 

El centro turístico tenía además una ocupación por encima del promedio pues este fin de semana se celebra el puente de Independencia de México, que se conmemora el martes 16 de septiembre. Las festividades también ha sido suspendidas. La alerta se mantendrá al menos otras 24 horas a la espera de que Odile se debilite gradualmente durante el martes hasta llegar a una tormenta tropical.

La llegada del huracán ocurre justo un año después de que los fenómenos Íngrid y Manuel causaran una de las tragedias naturales más graves en la historia reciente de México, que dejó 157 muertes y pérdidas millonarias.