Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda gana las elecciones suecas pero sin lograr la mayoría absoluta

Los socialdemócratas obtienen un 31% de los votos mientras la ultraderecha se convierte en la tercera fuerza con un 13%

Los recortes del Estado de bienestar aplicados por la Alianza de centroderecha que ha gobernado Suecia durante los últimos ocho años dieron ayer la victoria en las elecciones parlamentarias a los partidos de izquierda, aunque sin una mayoría absoluta.

Con el 99% de los distritos electorales escrutados, la oposición de izquierda suma el 43,7% de los votos frente al 39,5% de la Alianza de centroderecha del primer ministro conservador, Fredrik Reinfeldt, que anoche reconoció la derrota y anunció que hoy dimitirá.

El Partido Socialdemócrata, liderado por Stefan Löfven, fue el más votado, con un 31,2%, a pesar de haber conseguido su peor resultado histórico. Su previsible aliado, el Partido Verde, se haría con el 6,8% de los votos, mientras que el Partido de Izquierda (excomunistas) alcanzaría el 5,7%. El partido Iniciativa Feminista a la que los primeros sondeos colocaban por primera vez en el Parlamento, se queda fuera al alcanzar solo el 3,1%, por debajo del 4% necesario para obtener escaño.

Los sondeos pronostican el auge del partido ultraderechista Demócratas Suecos

La formación que encabeza el primer ministro, el Partido Moderado, conseguiría el 23,3% de los votos, mientras sus aliados de centro logran un 6,2%, los liberales un 5,4% y los cristianodemócratas un 4,6%.

Además, el ultraderechista Demócratas de Suecia (SD, por sus siglas en sueco), un partido xenófobo que ha hecho campaña contra el aumento de inmigrantes en Suecia, se convierte en la tercera fuerza con el 13% de los votos. La participación ha sido del 83,3%, algo más de un punto superior a los comicios de 2010.

Con estos resultados provisionales, el socialdemócrata Löfven recibirá el encargo de formar gobierno en los próximos días, si Reinfeldt mantiene su promesa de dimitir en caso de que la oposición sacase más votos para minimizar la influencia de los xenófobos de SD, al que el resto de partidos boicotea.

“Ha habido un cambio de valores en los últimos cuatro años”, según un experto

Löfven, un antiguo sindicalista sin experiencia parlamentaria, ha basado su campaña en promesas de mayor crecimiento e inversión y en un aumento de los impuestos a las empresas y personas con más recursos. El líder socialdemócrata ha recogido el descontento ocasionado por el recorte del Estado de bienestar, el gran emblema sueco, unido al aumento del paro entre los jóvenes, que alcanza ya un 21%, frente al 8% en la población general.

La izquierda ha denunciado el aumento de la presencia del sector privado en la sanidad, la educación y el cuidado de los mayores durante los últimos ocho años, como consecuencia de una paulatina bajada de impuestos. Las reformas de Reinfeldt han llevado, según sostienen, a una pérdida en la calidad de los servicios.