Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México extiende el brazo a Cuba a unos meses de la Cumbre Iberoamericana

El canciller mexicano anuncia en La Habana que el Gobierno de Peña Nieto ampliará la línea de crédito para la isla

El canciller mexicano con Raúl Castro en La Habana.
El canciller mexicano con Raúl Castro en La Habana. EFE

El Gobierno mexicano aumentará la línea de crédito a Cuba, según anunció este martes el canciller José Antonio Meade en La Habana, que además subrayó el interés de los empresarios mexicanos de invertir en la isla para dar oxígeno a la economía cubana.

Actualmente, el Gobierno de México y Cuba sostienen acuerdos de comercio, inversión, turismo, energía, pesca, transporte aéreo, aduanas y minería, según datos del Gobierno mexicano. El intercambio comercial es de unos 297,4 millones de dólares. Aun así, se trata de una cifra que equivale a un tercio del intercambio que el país mantiene con, por ejemplo, República Dominicana (1.013,2 millones de dólares, según datos de 2012). Las inversiones mexicanas en la isla ascienden a 730 millones de dólares, según estimaciones de Bancomext (Banco oficial de Comercio Exterior mexicano).

El anuncio de Meade ocurre nueve meses después de que el Gobierno de Enrique Peña Nieto revelara la condonación de un 70% de la deuda que tiene Cuba con México, que suma unos 500 millones de dólares. El director del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext), Enrique De la Madrid Cordero, aclaró entonces que no se estaba regalando "ni un solo peso" a la isla.

En La Habana, el canciller mexicano enfatizó la relación “fraterna” e “histórica” que ha unido a México y Cuba. Al menos durante el siglo XX. Los vínculos entre Cuba y México atravesaron 12 años de frialdad diplomática durante los gobiernos del conservador Partido Acción Nacional (2000-2012). En cambio, esta es la tercera vez que el canciller viaja a la isla en los últimos meses. Desde su investidura, en diciembre de 2012, el presidente Enrique Peña Nieto (del Partido Revolucionario Institucional, PRI) ha coincidido con Raúl Castro en dos ocasiones: en Santiago de Chile y en La Habana, donde acudió a la II cumbre de Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños).

El canciller mexicano enfatizó la relación “fraterna” e “histórica” que ha unido a México y Cuba

Durante los 70 años en que el PRI mantuvo el poder hegemónico en México la relación con Cuba, en efecto, fue fraterna. En 1959, ya consumada la revolución castrista, todos los países de la región rompieron relaciones con La Habana. Todos menos México.

Entre las historias que discurren en la capital mexicana hay unas en que se cuenta que, en algunos de sus cafés, Fidel Castro y el Che Guevara planearon la revolución. La nave Granma, que los llevó a ellos y a otros tantos a las cercanías de la playa Las Coloradas, partió de Tuxpan, a unos 320 kilómetros del Distrito Federal y a otros 300 del puerto de Veracruz: una ciudad fundada por el propio Hernán Cortés en 1519. Veracruz, además, es la anfitriona de la 22 Cumbre Iberoamericana, que se celebrará en México el 8 y 9 de diciembre de este año.

Los lazos diplomáticos entre la isla y México se enfriaron durante los Gobiernos del PAN encabezados por Vicente Fox y Felipe Calderón

El objetivo de Meade, que en esta gira ha visitado Panamá y el miércoles llegará a Nicaragua, es que “no haya una sola silla vacía” en esta próxima Cumbre Iberoamericana. A la anterior cita, realizada en la Ciudad de Panamá, acudieron solamente 13 de los 22 mandatarios convocados.

México fue el anfitrión de la primera Cumbre Iberoamericana, organizada a iniciativa de los Gobiernos de España y México en vísperas del V Centenario de la llegada de Colón a América, celebrada en Guadalajara en julio de 1991 y a la que fueron desde el rey Juan Carlos hasta Fidel Castro. De asistir Felipe VI será la primera vez en que acuda a una de estas citas después de que el 19 de junio de este año asumiera el trono de España.

Cuando Fox le dijo a Castro: “Comes y te vas”

La relación entre México y Cuba se agrió a partir de 2000 cuando, por primera vez en 70 años, un partido distinto al PRI llegó al poder. Vicente Fox (militante del conservador Partido Acción Nacional) nombró como secretario de Exteriores a Jorge Castañeda Gutman, un duro crítico sobre la situación sobre los Derechos Humanos en Cuba y que ocupó el puesto entre 2000 y 2003.

En 2002, en una cumbre organizada por la ONU en Monterrey, norte del país, Fox (presidente entre 2000 y 2006) quiso evitar el encuentro entre Fidel Castro y George W. Bush. En una llamada telefónica el presidente mexicano le dijo al líder cubano: “Comes y te vas”, para evitar que se cruzasen. Castro reveló lo ocurrido y el episodio desafinó las relaciones entre los dos países. Su sucesor, el también panista Felipe Calderón visitó La Habana en 2012 (la primera visita de un mandatario mexicano en 10 años) para anunciar, en su último año de Gobierno, una etapa “renovada” en los vínculos entre los dos países

Con la vuelta del PRI a la presidencia de México, el interés mexicano por restablecer el vínculo fraternal e histórico con la isla también está de vuelta.

Más información