Reino Unido contempla la posibilidad de atacar por aire a los yihadistas

Cameron endurece su retórica contra el grupo extremista EI y augura su eliminación

El británico Cawthorne, al final del vídeo de la decapitación del periodista Sotloff
El británico Cawthorne, al final del vídeo de la decapitación del periodista SotloffAFP

El Gobierno británico parece cada vez más dispuesto a lanzar ataques aéreos contra los radicales yihadistas. El ministro de Asuntos Exteriores, Philip Hammond, declaró el miércoles que Londres los lanzará si el Gobierno considera que “esos ataques aéreos pueden ser beneficiosos”. Horas después, el primer ministro, David Cameron, elevó su retórica en una breve declaración en los Comunes, previa a la habitual sesión de preguntas de los diputados, en la que auguró la eliminación de los yihadistas.

Londres parece así ponerse la venda antes que la herida ante el temor de que la próxima víctima de Estado Islámico (EI) sea un rehén británico que apareció al final de la filmación difundida el martes sobre la decapitación del periodista estadounidense Steven Sotloff, de 31 años. Sotloff había aparecido a su vez al final del vídeo del 19 de agosto en el que un yihadista asesinaba a su colega James Foley, en lo que parece un macabro sistema de advertir y amenazar al mismo tiempo sobre nuevos asesinatos.

Más información
Reino Unido intentó rescatar sin éxito al británico en manos del EI
Obama: “El Estado Islámico no nos intimidará. Haremos justicia”
¿Acción o contención?, por DOMINIQUE MOISI
Cameron intenta impedir el regreso de los yihadistas británicos

El Gobierno y los medios británicos son muy discretos sobre la identidad y las circunstancias de este rehén, del que se sabe que está secuestrado en Siria desde el verano de 2013 y tiene familia en Escocia, pero del que el jefe del Foreign Office se limitó a decir que sabe que lleva “algún tiempo secuestrado”.

Tras presidir la reunión del grupo de crisis Cobra, Hammond declaró que el Gobierno está estudiando “todas las opciones posibles para proteger a esta persona” y que la aparición del vídeo de la víspera no va a modificar la estrategia del Gobierno. “Tenemos que afrontar al Estado Islámico sobre la base de la amenaza más genérica que representa para el público británico, así como para esa persona”, declaró. “Si creemos que lanzar ataques aéreos puede ser beneficioso, si puede ser la mejor manera de hacerlo, entonces sin duda lo tendremos en consideración, pero de momento no hemos tomado ninguna decisión”, precisó el jefe del Foreign Office.

Reino Unido estudia “todas las opciones para proteger” al nuevo rehén del Estado Islámico
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los analistas británicos creen que, al lanzar esos mensajes, Londres está preparando a la opinión pública ante la posibilidad de que el Estado Islámico anuncie en un plazo relativamente corto el asesinato del rehén británico y la eventualidad de una respuesta de Londres. Pero al mismo tiempo existe la sensación de que hay reales posibilidades de que Reino Unido y otros países se acaben uniendo a los ataques aéreos que Estados Unidos está lanzando en Irak, sobre todo si así lo piden el Gobierno iraquí y los responsables de las fuerzas kurdas que combaten al Estado Islámico.

Pero más difícil es que un eventual ataque en Siria tenga el apoyo del Parlamento, que ya se opuso el verano pasado en lo que constituyó un fuerte varapalo político para el primer ministro. Cameron tendría que explicar la paradoja de que el año pasado pidiera apoyo al Parlamento para atacar a las fuerzas de Bachar el Asad y este año quiera bombardear a quienes combaten al presidente sirio. El primer ministro ya escuchó el martes alguna pregunta sobre ello en los Comunes.

“No van a debilitar nuestra respuesta por sus amenazas”

En todo caso, el primer ministro lanzó el miércoles duras palabras contra el Estado Islámico en un tono de clara amenaza. “Un país como el nuestro no se va a dejar intimidar por esos bárbaros asesinos. Si creen que van a debilitar nuestra respuesta por sus amenazas, están equivocados. Van a tener el efecto contrario. Vamos a ser más directos en defensa de nuestros valores de libertad, imperio de la ley, democracia y libertad, que todos estimamos”, declaró. El líder de la oposición, el laborista Ed Miliband, coincidió con él: “Acontecimientos como este refuerzan, no debilitan, nuestro empeño en derrotarles y dé por seguro nuestro pleno apoyo en mantenerse firme contra ellos”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS