Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peña Nieto pide a EE UU que imite de California su trato a los inmigrantes

El presidente de México reconoce a sus anfitriones en Sacramento como los políticos más progresistas del país vecino

El gobernador de California (i) y el presidente de México
El gobernador de California (i) y el presidente de México

La primera visita a California del presidente de México, Enrique Peña Nieto, concluyó este martes en Sacramento, la capital del Estado, donde el mandatario hizo un reconocimiento público a sus anfitriones como los políticos más progresistas de Estados Unidos en materia de reconocimiento de derechos a los inmigrantes mexicanos. En un discurso en el Capitolio estatal ante las altas autoridades de California, Peña Nieto dijo que el Estado es "un gran referente que espero que se expanda a otras entidades" en EE UU.

"En California está emergiendo una nueva visión acorde con el avance de nuestras sociedades en el siglo XXI", dijo el presidente en un almuerzo con el gobernador ante un grupo de empresarios. Más tarde, en un discurso en la Asamblea estatal ante las altas autoridades del Estado, hizo "un reconocimiento a lo que California le dice a Estados Unidos y a todo el mundo", un reconocimiento "a la dignidad humana y al esfuerzo colectivo".

Durante los dos días de su visita oficial, el presidente de México no ha dejado de alabar en cada una de sus intervenciones las leyes en favor de los inmigrantes aprobadas durante el mandato del gobernador demócrata Jerry Brown. El los últimos tres años, California ha dado a los indocumentados la posibilidad de acceder a becas de educación superior y, sobre todo, el acceso a la licencia de conducir, que será una realidad en 2015. Para Peña Nieto, se trata de un reconocimiento a la aportación de los inmigrantes a la economía del Estado más rico de EE UU.

En California viven 12 millones de personas nacidas en México o de origen mexicano, según datos del presidente. Uno de cada tres habitantes de la ciudad de Los Ángeles es de origen mexicano. Un tercio de todos los que se identifican como hispanos o latinos en el censo de EE UU viven en California.

La visita de Peña Nieto se produce en respuesta a la que el gobernador Brown realizó a México a finales de julio con una delegación empresarial que busca reforzar lazos con el vecino Dell sur en un momento de grandes reformas que tan abriendo mercados como las telecomunicaciones y la energía. El intercambio comercial entre California y México supera los 60.000 millones de dólares, tanto como el de México con toda la Unión Europea. El mercado mexicano significa para California 24.000 millones de dólares al año.

En Sacramento, Peña Nieto se encontró un público muy diferente del que le aclamó el lunes en un hotel de Los Ángeles. Allí solo necesitaba traducción simultánea el gobernador Brown. Hasta el alcalde de la segunda ciudad más grande de EE UU, Eric Garcetti, le dio la bienvenida con un discurso en español. En Sacramento, buena parte de los empresarios y políticos que escucharon al presidente necesitaron traducción simultánea. En Los Ángeles, la música de fondo eran boleros. En Sacramento, un guitarrista versioneaba a The Beatles.

Los planes para agilizar los tiempos de espera en el paso fronterizo de Tijuana centraron buena parte de las conversaciones. El paso entre San Ysidro y Tijuana la frontera terrestre más transitada del mundo, con 30 millones de cruces al año. Una de cada diez personas que entran legalmente en EE UU lo hacen por San Ysidro. Sin embargo, los tiempos de espera para cruzar en coche pueden superar las tres horas.

Según explicó Peña Nieto a la prensa, ha acordado con el Gobierno de California poner en marcha un plan piloto en esta frontera para ampliar los cruces y hacer los carriles reversibles según la afluencia de tráfico lo demanda en una dirección más que en otra dependiendo de las horas del día. Para este proyecto hace falta colaboración de la autoridad federal, con competencia sobre la frontera.

Por la parte californiana, el gobernador Brown dejó claro el interés de su Estado por entrar en el sector de las energías renovables en México. El momento es propicio, dejaron claro en sus intervenciones tanto Brown como Peña Nieto, cuando México esta abriendo este mercado en el marco de su reforma energética y California es un líder mundial en desarrollo de energías verdes, según destacó el presidente. "Hay más energía en el sol de California que bajo el suelo de Texas", dijo el gobernador Brown, que colecciona ovaciones resaltando la diferencias con el gigante del sureste. El gobernador se encuentra en campaña de cara a las elecciones del próximo noviembre. Los sondeos le dan un 20% de ventaja sobre el candidato republicano.