Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chile reacciona con molestia por el nuevo mapa presentado por Perú

El Gobierno de Michelle Bachelet cree que Ollanta Humala se ha excedido al fijar una frontera común tras el fallo de La Haya

El presidente de Perú, Ollanta Humala, muestra el decreto que fija la nueva frontera con Chile
El presidente de Perú, Ollanta Humala, muestra el decreto que fija la nueva frontera con Chile EFE

La cartografía oficial difundida por el Gobierno peruano esta semana, en el marco de la implementación de la sentencia de enero de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), ha generado una contundente reacción de las autoridades chilenas, que consideran que la Administración de Ollanta Humala insiste en una pretensión que no se sustenta en los acuerdos vigentes: “El Gobierno de Chile hace expresa reserva en lo que atañe a la representación de la frontera terrestre entre ambos países”, señaló el canciller Heraldo Muñoz tras conocer la nueva carta de demarcación. “El dictamen de La Haya no se pronunció sobre el límite terrestre, por lo que en el documento peruano se abordan materias que exceden lo dispuesto en aquel fallo”.

La posición chilena se sustenta en que, en su demanda contra Chile ante la Corte de La Haya, Perú nunca sostuvo que existiría una diferencia entre el punto de inicio del límite marítimo y el punto final del límite terrestre entre ambos países. Para Chile, este comienza en el Hito 1. El Gobierno peruano, en tanto, lo ha ubicado en el Punto de la Concordia, unos 260 metros al sur, dejando bajo su dominio el llamado triángulo terrestre, de unas cuatro hectáreas. El Ejecutivo chileno también ha reiterado que el mapa presentado el martes por Humala —que se ajusta a la sentencia en lo relativo a los límites marítimos— no guarda relación con los acuerdos alcanzados en el grupo de trabajo técnico y cartográfico que ambos países iniciaron en 2014 para la implementación de la sentencia del tribunal.

El Parlamento chileno ha rechazado transversalmente la publicación del mapa de Perú y lo ha calificado como “una actitud provocadora” que “dificulta gravemente la construcción de una verdadera y amplia integración”. Este jueves, tanto la Cámara de Diputados como el Senado aprobó en forma unánime un proyecto de acuerdo contrario a la cartografía. Resuelve, entre otros asuntos, “llamar a que en el actual proceso de implementación del fallo de La Haya, el Gobierno del Perú cumpla íntegramente con las normas de la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar”. El documento que ha sido respaldado por todas las fuerzas políticas recuerda que en el territorio en disputa —el triángulo terrestre— “Chile ejerce plena jurisdicción y soberanía”.

Aunque no fue incluido en el proyecto de acuerdo, diversos parlamentarios solicitan al Gobierno de Michelle Bachelet para que envíe una nota de protesta a Perú. “La actitud peruana ha sido demasiado fuerte con respecto a Chile y eso exige una reacción política”, señaló el senador Hernán Larraín, de la Unión Demócrata Independiente (UDI). En la misma línea se ha mostrado el presidente de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, Jorge Tarud, del Partido por la Democracia (PPD): “Ha llegado el momento de ponernos muy firmes frente a esta situación”. El canciller Muñoz no ha descartado que el Gobierno tome una nueva medida, pero ha precisado que “lo que importa es que la posición de Chile ya está tomada”. “El límite terrestre, fue establecido por el Tratado de 1929”, aclaró.