La UE, dividida sobre el envío de armas a los kurdos que combaten a los yihadistas

El consenso entre los Veintiocho se circunscribe al envío de ayuda internacional a la zona

Soldados de las fuerzas kurdas, este martes en los alrededores del bastión yihadista de Mosul.
Soldados de las fuerzas kurdas, este martes en los alrededores del bastión yihadista de Mosul. Ahmad al Rubaye (AFP)

Divididos y sin postura definida sobre cómo debe actuar Europa en Irak. Los representantes permanentes de los 28 Estados miembros de la UE cerraron este martes sin acuerdo una reunión extraordinaria para tratar el conflicto abierto en el país, donde el grupo terrorista Estado Islámico (EI) aspira a crear un califato independiente.

El consenso entre las delegaciones europeas se circunscribe, según fuentes comunitarias, al envío de ayuda internacional a la zona. Al tratar el asunto más espinoso, la decisión de armar o no a los combatientes kurdos que luchan contra el EI, las posturas fluctúan entre los defensores de brindar apoyo armamentístico —Italia, Francia, Holanda y República Checa— y aquellos que, como Alemania, quieren evitar a toda costa que los países europeos envíen armas a “cualquier zona en conflicto”. Aunque el acuerdo no es imprescindible —de actuar, los Estados miembros lo harían por separado—, la diplomacia comunitaria esperaba una posición consensuada que trasladase un mensaje de unidad.

Francia e Italia llegaban al encuentro con la intención de convencer al resto de socios de la necesidad de suministrar armamento para que los milicianos kurdos puedan hacer frente al EI. Sin embargo, la férrea postura de la delegación germana llevó al resto a ahondar en los esfuerzos en ayuda humanitaria y a aplazar una decisión común sobre el envío de armas. “Antes de aprobar una acción de este tipo, habría que llegar a un acuerdo con el nuevo Gobierno iraquí y otros países de la zona”, apunta una fuente comunitaria. Antes del encuentro, la Comisión Europea anunció una nueva línea de ayuda de cinco millones de euros para apoyar a los damnificados a por el avance de los yihadistas. Este año, la UE ha destinado 17 millones en ayudas a Irak.

Por otro lado, la OTAN apoyó este lunes el nombramiento de Haider al Abadi como primer ministro iraquí y remarcó la importancia de que logre formar un Gobierno “inclusivo”. “Es una condición esencial para la derrota del EI”, subrayó en un comunicado.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Ignacio Fariza

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS. Ha trabajado en las delegaciones del diario en Bruselas y Ciudad de México. Estudió Económicas y Periodismo en la Universidad Carlos III, y el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS