Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel bate récords de popularidad con la gran coalición con los socialdemócratas

La canciller recibe la aprobación del 75% de los alemanes en un sondeo

Gabriel, líder de los socialdemócratas, felicita a Merkel por su cumpleaños, el pasado 17 de julio. Ampliar foto
Gabriel, líder de los socialdemócratas, felicita a Merkel por su cumpleaños, el pasado 17 de julio.

Después de dirigir los destinos de la primera potencia económica de Europa durante casi nueve años, la canciller Angela Merkel goza, algo raro en un político que lleva tanto tiempo en el poder, de una envidiable popularidad entre sus compatriotas. Lo acaba de constatar, con rigor científico, un sondeo llevado a cabo por la primera cadena de televisión pública ARD y cuyo resultado fue dado a conocer este viernes. La encuesta otorga una extraordinaria aprobación del 74% para la canciller, mientras que un 57%, de los 1003 alemanes encuestados, dijo sentirse especialmente satisfecho con las políticas de Merkel y su gabinete de Gobierno.

El resultado dado a conocer por el programa Deutschlandtrend marca un hito en la historia política del país. Desde 1997, cuando la ARD inició la publicación del sondeo que mide la popularidad del Ejecutivo germano, nunca antes un jefe de Gobierno había conseguido unas cotas de popularidad tan altas, un fenómeno que ya había comenzado a perfilarse en la víspera de las últimas elecciones federales que le dieron un magnifico triunfo a la canciller.

Su lema político es no prometer nunca lo que no pueda cumplir

Según los sondeos que publicaron entonces los medios germanos, entre un 60% y un 70% de los alemanes se mostraron encantados del trabajo realizado por la canciller pero, más importante aún, admitieron sin vergüenza que Merkel era una mujer trabajadora, sencilla y razonable. En pocas palabras, la mujer más poderosa del mundo, título otorgado en varias ocasiones por la revista Forbes, representaba el prototipo de una típica mujer alemana, abnegada y buena esposa, tenía el triunfo asegurado.

Las encuestas y, en esto los institutos demoscópicos están de acuerdo, revelaron que el alto porcentaje que daba como ganador a la CDU se debía en gran parte a la imagen que proyecta la propia Angela Merkel, un aspecto que provocó un interrogante en los medios, que se preguntaron casi a diario sobre el secreto de la contagiosa popularidad de la canciller, que parece inmune a las críticas y defectos que le echan en cara sus rivales políticos.

En un intento casi científico para buscar una respuesta al origen de la popularidad de Merkel, la revista Stern publicó un extenso reportaje donde enumeraba varias razones que pueden explicar la admiración y cariño que siente la población por la canciller. Según el semanario, la población aprobaba la gestión de Merkel en la crisis del euro, admiraba que la canciller nunca promete nada, está limpia de escándalos personales, nadie le hace sombra en su propio partido y tampoco en la oposición, es hábil en “robar” ideas propias del SPD y los Verdes y es discreta y trabajadora.

“La gente tiene la sensación de que Merkel se preocupa de que los males de la crisis del euro no repercutan la vida diaria”, admitió Manfred Güllner, jefe del Instituto demoscópico FORSA. ”Ella es formidable a la hora de impedir tragedias que afectan a los alemanes”, añade.

Angela Merkel también tiene otra virtud. Después de vivir en carne propia las falsas promesas de Helmut Kohl, que prometió que no subiría impuestos para financiar la reunificación del país y de Gerhard Schröder, que anunció cuando era canciller que reduciría a la mitad el número de desempleados, una promesa que jamás pudo cumplir, Merkel optó por seguir una estrategia que le ha dado resultados: Nunca ha prometido algo que no pueda cumplir.

“Dio un mensaje de seguridad durante la crisis”, explica un analista

“Hay por lo menos dos razones que explican la enorme popularidad de Merkel”, dijo Majid Sattar, corresponsal político del periodico Frankfurter Allgemeine Zeitung en Berlín, al comentar el resultado de Deutschlandtrend. “Su forma de actuar en forma pública refleja el gusto de la población y ella también fue capaz de transmitir un mensaje de seguridad a los alemanes durante la crisis financiera y del euro”, añadió.

Esta idea también es compartida por René Pfister, uno de los jefes de la redacción política de la revista Der Spiegel en Berlín. El periodista cree que una de las razones de la popularidad actual de Merkel es la buena situación económica de Alemania y la acción del actual Gobierno que ha aprobado leyes positivas para el país.

“La tercera razón es que Merkel tiene un estilo de Gobierno que es muy apreciado por la población y ella tampoco es propensa a los estallidos emocionales. Ella siempre trata de desactivar a tiempo los conflictos y esto es algo que los alemanes aprecian”, dijo Pfister a EL PAÍS..

Ralph Bollman, un periodista del Frankfurter Allgemeine Zeitung y autor del libro Los alemanes, Angela Merkel y nosotros cree, por su parte, que la popularidad de Merkel se explica con dos factores. Ella se escenifica como una persona que a los alemanes les agrada ver: trabajadora y sencilla, pero también gracias a su gestión en la crisis del euro. “La crisis del euro fue para Merkel, lo que para Helmut Kohl fue la reunificación: un resultado que le da un aura históricA a su gestión como canciller, escribió Bollmann.