Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Cuando de niños se trata nunca podrá justificarse el uso de las fuerzas militares”

El canciller mexicano aborda con el gobernador de California la crisis en la frontera de EE UU

El gobernador de California, Edmund G. Brown y el canciller Meade.
El gobernador de California, Edmund G. Brown y el canciller Meade.

Bajo el principio de la corresponsabilidad, México y California quieren hacer de la frontera un elemento que genere competitividad y prosperidad. Así lo expresó este lunes el ministro de Relaciones Exteriores mexicano, José Antonio Meade, quien añadió que en el caso de la llegada de casi 60.000 menores migrantes centroamericanos no acompañados a la frontera sur de EE UU, “el aspecto humanitario debe ser el eje rector de las acciones de ambos países”. Con el foco puesto en una crisis que ha desbordado las capacidades de la Administración Obama en los últimos meses, el gobernador de California, Edmund G. Brown Jr., ha iniciado esta semana una gira por México, en la que se ha reunido ya con el presidente, Enrique Peña Nieto, y durante la cual pretende sellar acuerdos en materia de comercio, medio ambiente y educación superior.

“Cuando de niños se trata nunca podrá justificarse el uso de las fuerzas públicas militares. Solo se entiende su presencia en la frontera para la asistencia médica o el apoyo en el transporte de personas. En esto México y California están más cerca que nunca” ha asegurado el canciller.

Cuestionado por laausencia de México en la reunión de Obam a con los mandatarios de El Salvador, Guatemala y Honduras la pasada semana, el máximo responsable de Exteriores aseguró que México tiene sus propios espacios de diálogo con Estados Unidos. “En el tema de los menores migrantes ha habido un diálogo permanente y coordinado donde se ha mediado con una comunicación directa entre los jefes del Gobierno [Obama y Peña Nieto] constante. Antes del encuentro con los presidentes centroamericanos EE UU y México hablaron para mantenerse actualizados al respecto de las estrategias que ambos estamos siguiendo alrededor de este reto, espacio donde Obama aprovechó para agradecer tanto la cooperación como la coordinación de México. Pero México tiene su propio espacio de dialogo con Centroamérica y por diferentes canales con el Gobierno norteamericano”, defendió Meade.

El canciller ha explicado también que el fenómeno del tráfico migratorio en México tiene como característica que muchas personas buscan una reunificación. “Eso implica que no es la voluntad del inmigrante generalmente quedarse en el país”. Meade aseguró que la semana pasada se llevó a cabo un evento para “fortalecer las capacidades consulares de Centroamérica y México para poder dar mejor acompañamiento a los inmigrantes”, pero aseguró que en el país hay “pocas” solicitudes de refugio.

Por su parte, Brown -quien en un comunicado ha anunciado que el presidente Enrique Peña Nieto ha aceptado su invitación para visitar el Estado- ha indicado que debido a las dimensiones del flujo migratorio -11 millones de mexicanos viven en California-, el bienestar de esta región depende ya de cómo le va a la población que llega de Centroamérica y México. “Vamos a facilitar el tránsito de personas en la frontera. El camino va hacia una mayor integración y el ritmo de esta integración se va a acelerar”, ha asegurado. En este sentido, el Gobierno otorga ayudas en educación básica a personas indocumentadas. “Hay muchas protecciones que extiende el estado para aquellos que no estén en una categoría legal. Hay mucho que podemos hacer en este sentido, pero a la larga requerirá un cambio a la ley que deberán hacer el congreso y la presidencia”.

“El fenómeno de la migración es complejo y debe atenderse en sus múltiples dimensiones siempre basándonos en el principio de la corresponsabilidad. La idea de una Norteamérica unida implica valores compartidos y la ausencia de una reforma migratoria, que deja a millones de personas en la indefinición y en la incertidumbre, compromete este ideal”, ha apostillado Meade.

En la actualidad, tanto la nueva ley como la solicitud de 3.700 millones de dólares para hacer frente a la crisis en la frontera están estancada en el Capitolio, donde los republicanos exigen duras condiciones para dar su visto bueno a la partida.

México y California comparten una frontera de 225 kilómetros, que constituye una de las zonas más dinámicas del mundo. Solo entre Tijuana y San Ysidro (EE UU) se dan todos los años más 30 millones de cruces. El comercio anual entre ambas regiones, de 60.000 millones de dólares, refleja una relación económica que va desde productos agropecuarios, equipo médico, tecnología, vehículos, entre otras industrias. Asimismo, California será el primer estado con quien México firme este martes un memorándum de entendimiento para promover la cooperación en materia de educación.

Más información