Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Brasil contra Israel

Con la retirada de su embajador en protesta por la ofensiva contra Gaza, Brasilia se alinea con países que automáticamente defienden a dictaduras militares y violadores de derechos humanos

Aunque la mayoría de los países del mundo han denunciado la escalada de violencia en Gaza, en la mayoría de los casos culpando a ambas partes con diversos niveles de condena hacia una u otra, Brasil se ha singularizado por avalar sin matices la narrativa del grupo terrorista Hamás, y por haber superado incluso a países como Egipto y Jordania en sus acciones contra Israel.

En un comunicado del 23 de julio, el Gobierno de Dilma Rousseff declaró: “Condenamos enérgicamente el uso desproporcionado de la fuerza por Israel en la franja de Gaza, que ha resultado en un elevado número de víctimas civiles”, sin mencionar los ataques de Hamás contra Israel.

Agregaba que Brasil había decidido convocar a su embajador en Israel para que regresara a Brasilia a consultas, algo que ni siquiera países árabes como Egipto y Jordania han hecho en el momento de escribirse estas líneas.

El comunicado alineó a Brasil con Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y otros países que automáticamente se alinean con las dictaduras militares y los violadores de derechos humanos en todo el mundo. Según la prensa brasileña, Brasil ahora busca una condena a Israel en la reunión del Mercosur, mañana en Venezuela.

Otros países, incluyendo a Argentina, que normalmente sigue la política exterior de Brasil, condenan el uso desproporcionado de la fuerza por parte de Israel, pero al mismo tiempo condenan a Hamás por sus sistemáticos ataques con cohetes contra blancos civiles israelíes.

Tras el rechazo unilateral de Brasil a Israel, este país respondió que la conducta de Brasilia “ilustra por qué ese gigante económico y cultural sigue siendo políticamente irrelevante”. Funcionarios israelíes dijeron que la durísima reacción de Israel fue por la decisión brasileña de retirar a su embajador. En comparación, EE UU y la UE empezaron sus declaraciones acentuando el derecho de Israel a defenderse.

El Consejo de la UE emitió una declaración el 22 de julio afirmando que “la Unión Europea condena enérgicamente los indiscriminados lanzamientos de cohetes de Hamás contra Israel”. El comunicado agrega que “aunque la UE reconoce el legítimo derecho de Israel de defenderse contra cualquier ataque, subraya que las operaciones militares israelíes deben ser proporcionadas y adaptadas a las leyes humanitarias internacionales”.

La decisión de Brasil de retirar a su embajador de Israel podría deberse a razones políticas internas, o para cortejar a países árabes y africanos en su campaña para lograr un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Mi opinión: Israel puede ser acusado por no tomar más precauciones para evitar muertes de civiles, y el Gobierno de Netanyahu también puede ser acusado por no hacer lo suficiente para acelerar la muy necesaria creación de un Estado palestino, pero no se puede culpar a Israel por defenderse de una lluvia constante de cohetes.