Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía de Holanda envía una misión a Kiev

Los tribunales holandeses podrían procesar a los culpables de la muerte de compatriotas en el extranjero

El primer ministro holandés, el 21 de julio Ampliar foto
El primer ministro holandés, el 21 de julio Getty

A pesar de que los servicios secretos holandeses “tienen indicios cada vez más claros de que el estallido del vuelo MH17 de las líneas aéreas malasias fue intencionado, el Gobierno prefiere no señalar aún a los supuestos responsables”. Mark Rutte, primer ministro liberal, explicó así su supuesta tibieza con Moscú, hacia donde miran la mayoría de los líderes europeos y EE UU, en busca de culpables por la muerte de 298 personas. “Repatriar los cuerpos de nuestros 193 compatriotas es lo más importante. Eso, y que los forenses accedan a los trenes que llevan los cadáveres y que los expertos inspeccionen el lugar del siniestro. Cualquier otra cosa reduciría la posibilidad de abrir una investigación internacional independiente sobre lo ocurrido”, dijo el lunes Rutte en la Comisión de Exteriores del Parlamento. Allí advirtió a Rusia de que “usará todos los medios en su mano, ya sean políticos, económicos o financieros”, si Putin no presiona a los separatistas de Ucrania para que franqueen la zona del desastre.

Cuando esos objetivos se hayan conseguido, la presión para identificar y castigar a los causantes será más difícil de contener con el pragmatismo del lunes. “Si se prueba su responsabilidad, Holanda se alineará con los líderes de la UE que piden sanciones contra Moscú. Hoy tiene la obligación de lograr el regreso de sus compatriotas muertos. EE UU comercia menos con Rusia que la UE, y eso, en parte, explica que sus críticas sean tan directas”, dicen fuentes del Instituto de Relaciones Internacionales Clingendael. El 30% de las importaciones anuales holandesas de crudo procedía de Rusia, en datos de 2013.

Además de los forenses y 31 expertos en catástrofes aéreas (de Holanda, EE UU, Reino Unido, Alemania, Australia, Estonia y de la Interpol) desplazados a Ucrania, la Fiscalía General holandesa ha mandado a Kiev a uno de sus miembros. Los tribunales aplican desde hace cuatro años la jurisdicción universal, y podrían procesar a los culpables de la muerte de compatriotas en el extranjero. Aunque se trataría de un crimen de guerra, el Gobierno holandés descarta que se ocupe de ello la Corte Penal Internacional, la única instancia permanente para juzgar estos delitos, junto con el de genocidio y los crímenes contra la humanidad. “Esta sólo actúa cuando los Estados no pueden, o no quieren hacerlo”, recordó Rutte.