Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sondeos maltratan a Dilma Rousseff

Las encuentras prevén una victoria en primera ronda y un empate en la segunda

Dilma Rousseff, este viernes en Brasilia.
Dilma Rousseff, este viernes en Brasilia. EFE

Dilma Rousseff, la presidenta de Brasil, del Partido de los Trabajadores (PT), que hace un año y medio contaba con repetir mandato sin mucha oposición, se enfrenta cada vez a sondeos más sombríos. El último, publicado el jueves por A Folha de São Paulo, muestra que la dirigente brasileña ganará en la primera ronda (algo que ninguna encuesta le discute) pero empatará en la segunda si se la disputa el candidato conservador Aécio Neves, del Partido Socialdemócrata Brasileño (PSDB). Es la primera vez que esto acontece y pone en riesgo la continuidad de Rousseff al frente de Brasil cuando faltan menos de tres meses para las elecciones. Según A Folha, si estas elecciones se celebraran hoy, y hubiera que recurrir a un segundo turno, Rousseff obtendría el 44% de los votos y Neves un 40%. Los elaboradores del estudio advierten que esta mínima horquilla queda dentro del denominado margen de error, lo que acarrea un empate técnico. Si, por el contrario, a la segunda ronda llegaran Rousseff y el tercer candidato en liza, Eduardo Campos, del Partido Socialista de Brasil, situado más a la izquierda de Neves, la presidenta resultaría reelegida. Así, las elecciones de octubre se presentan como una interesante partida a tres bandas con muchas carambolas posibles.

El rosario de encuestas y sondeos muestran un desgaste progresivo de Dilma Rousseff, que experimentó una brutal caída en julio del año pasado, cuando se sucedieron las multitudinarias protestas en São Paulo y Río de Janeiro que sacudieron por entero el país. Desde entonces, la tendencia siempre ha sido a la baja, con un pequeña excepción. En febrero de este año, Rousseff alcanzaba el 44% de los votos para la primera ronda. Ahora tiene el 36%. Sólo en un sondeo, elaborado los días del inicio del Mundial de fútbol, remontó hasta 38%.

El transporte público y la seguridad serán cuestiones clave en las elecciones de octubre

A este respecto, los responsables de la empresa que ha llevado a cabo el sondeo, Datafolha, aseguran que la popularidad de Dilma subió y bajó como un balancín a lo largo del campeonato, dependiendo de los resultados deportivos. Al final, el desastre de la goleada de Alemania quedó compensado, en términos de aceptación, por el hecho de que la organización en términos operativos fue calificada como de éxito, algo de lo que se ha vanagloriado mucho el Gobierno.

El estudio también detalla que los candidatos de la oposición, tanto Neves como Campos, pasan de puntillas por el Campeonato del Mundo, sin experimentar ni subidas ni bajadas, como si todo el protagonismo, para bien o para mal, lo acaparara Rousseff.

Los indecisos alcanzan, por ahora, el 14%. Y los votos en blanco el 13%. Ambas categorías van en ascenso en los últimos meses. El estudio añade que un tercio de los electores de las grandes ciudades brasileñas como Río de Janeiro o São Paulo aún no tiene elegido presidente. Es decir, las elecciones, muy posiblemente, se resolverán en estas ciudades. Así, el transporte público (detonante de las protestas del año pasado) y la seguridad, serán cuestiones clave y decisivas.