Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder kurdo da pasos firmes hacia un referéndum de independencia

Bagdad advierte que la Constitución iraquí no contempla la autodeterminación

El líder del Kurdistán iraquí pide la independencia. Reuters Live!

El presidente del Gobierno regional del Kurdistán iraquí pidió este jueves al Parlamento autónomo de Erbil que empiece a trabajar en la organización de un referéndum de independencia. “Os pido vuestra colaboración para fijar la fecha de un referéndum de independencia”, dijo Masud Barzani ante los diputados en una sesión a puerta cerrada, según el diario digital kurdo Rudaw.

“Tenéis que aprobar una ley para la creación de una comisión electoral lo antes posible”, insistió el presidente kurdo, quien también aseguró que este tipo de consulta tendría cabida en la actual Constitución iraquí.

La minoría kurda, que representa alrededor del 17% de la población iraquí, nunca ha ocultado su deseo de aumentar su autonomía respecto de Bagdad, iniciada de facto en 1991 pero oficializada tras la caída del régimen de Sadam Husein, en 2003. En 2005, un referéndum informal obtuvo un 98,8% de apoyo a la independencia.

El primer ministro de Israel apoya la secesión de la región autónoma

Hasta ahora, sus representantes políticos se habían mostrado cautos en este asunto, aunque la situación ha cambiado sustancialmente en las últimas semanas. “A partir de ahora, no vamos a ocultar que el objetivo del Kurdistán es la independencia”, dijo hace dos días Barzani a la BBC, donde anunció que su Gobierno iba “a celebrar un referéndum dentro de unos meses”.

“No hay nada en nuestra Constitución que se llame autodeterminación”, replicó el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, en un discurso televisado. “Nadie tiene derecho a aprovecharse de la situación [actual], como ha ocurrido con algunas acciones de la región kurda”.

El Kurdistán iraquí

• La región autónoma del Kurdistán, cuya capital es Erbil, tiene una población de 4,7 millones de habitantes, en su mayoría kurdos, aunque también hay minorías de cristianos y turcomanos. Tiene una extensión similar a Suiza.

• Región autónoma ‘de facto’ desde 1991, goza de amplio autogobierno desde 2005, gracias a la Constitución de ese año, que instauró una República federal.

• Su economía depende del petróleo. El Gobierno autónomo de Erbil calcula en 45.000 millones de barriles sus reservas de crudo.

• Erbil disputa a Bagdad la rica ciudad petrolera de Kirkuk, tomada por los peshmergas en junio. Kirkuk atesora unas reservas de 10.000 millones de barriles.

El 12 de junio, dos días después de que la milicia radical del Estado Islámico (EI) tomara Mosul, la segunda ciudad iraquí, y luego extendiera su control sobre parte del país, las fuerzas de seguridad kurdas, los peshmergas, aprovecharon la retirada de los soldados iraquíes y tomaron Kirkuk. Las autoridades de Erbil —la capital regional kurda— y Bagdad llevan años enfrentadas por el control de esta ciudad, que los kurdos iraquíes consideran su capital histórica y que tiene además unas enormes reservas petrolíferas, evaluadas en 10.000 millones de barriles.

La exportación de crudo es precisamente otra de las cuestiones que dividen al Gobierno kurdo y Bagdad, que se opone a cualquier venta de petróleo iraquí que no esté administrada por el Ejecutivo central. Esto no frenó a Erbil, que ya a finales de mayo había empezado a exportar su propio crudo a gran escala a través del puerto turco de Ceyhan.

El primer comprador de ese crudo fue Israel, según fuentes citadas por Reuters. “Con respecto a los kurdos, son una nación guerrera pero políticamente moderada, han demostrado que pueden ser comprometidos políticamente y se merecen tener un Estado”, ha asegurado Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí, a pesar de que por el momento ni Erbil ni Jerusalén han confirmado la transacción del petróleo kurdo. Sin embargo, el apoyo de Israel podría ser prácticamente el único en la región en caso de una hipotética declaración de independencia kurda. Tanto el régimen de Bachar el Asad en Siria como Irán, otros dos países con minorías kurdas, se han mostrado tradicionalmente hostiles hacia el pueblo kurdo.

Turquía, el país con la mayor población kurda de la zona —unos 15 millones, el 20% del total— y ahora socio comercial clave del Gobierno autónomo de Erbil, con quien ha firmado un acuerdo por 50 años para la exportación de crudo, lleva días enviando mensajes contradictorios. Mientras un portavoz del partido gobernante, el islamista moderado AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo), aseguraba al Financial Times que Turquía vería con buenos ojos la secesión, la línea oficial de Ankara se opone a cualquier división de Irak. EE UU se ha mostrado siempre opuesto a la partición del país. Además, un Kurdistán iraquí independiente sería un país sin costa, con infraestructuras muy básicas y una economía dependiente por completo del petróleo, con unas reservas propias estimadas por Erbil en 45.000 millones de barriles.

El pueblo kurdo lleva un siglo esperando un momento así. Cuando tras la Primera Guerra Mundial se crearon la mayoría de las fronteras actuales en Oriente Próximo, los kurdos acabaron divididos entre Turquía, Siria, Irak e Irán, y se los considera el mayor pueblo del mundo sin Estado, con una población de unos 30 millones de personas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >