Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren 49 militares ucranios al abatir milicianos prorrusos su avión

El ataque se ha producido cuando la aeronave estaba aterrizando en el aeropuerto de Lugansk

Restos del avión derribado.

Ucrania guardará este domingo una jornada de luto nacional por la muerte, hoy, de 49 soldados cuando separatistas prorrusos derribaron el avión militar en que viajaban en Lugansk, una de las dos provincias alzadas contra Kiev. El presidente Petro Poroshenko prometió “una respuesta adecuada a los terroristas” responsables del siniestro, el más mortífero desde que se iniciara la fase activa de la “operación antiterrorista” contra los rebeldes, el 2 de mayo. El mandatario se reunió de urgencia con el consejo de seguridad y defensa nacional.

El aparato, un Il-76 que transportaba a fuerzas de élite de la 25ª brigada aerotransportada de Dnipropetrovsk —la retaguardia de la ofensiva militar contra el Este—, se disponía a aterrizar en el aeropuerto de la capital de Lugansk cuando fue alcanzado por un misil antiáereo disparado por los insurgentes.

En otro incidente, cinco soldados de la guardia fronteriza murieron en Mariúpol, que Kiev asegura tener bajo su control desde el viernes, al ser alcanzada la columna en que circulaban por fuego rebelde. Este cuerpo ha sido cuestionado en los últimos días por perder cientos de kilómetros de la frontera con Rusia al abandonar varios puestos sin oponer resistencia. Kiev, no obstante, anunció el viernes la reconquista de un tramo de 125 kilómetros de la misma.

La jornada más negra para Kiev desde que se inició la rebelión en el Este, en abril, suscitó numerosas críticas por los planes de vuelo del aparato derribado. Varios expertos en defensa e incluso jefes militares, como el comandante del Batallón Donbás, criticaron a los mandos de las fuerzas armadas ucranias por el hecho de que el avión aterrizara en una zona rodeada por combatientes prorrusos.

Mientras, los combates entre las fuerzas de Kiev y los prorrusos continuaron este sábado tanto en Lugansk como en Donetsk, en lo que parece un recrudecimiento del conflicto armado tras un breve paréntesis de calma.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >