Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE pide controlar más a los pasajeros para evitar ataques de yihadistas europeos

Los ministros del Interior reclaman cruzar datos con las bases policiales

El ministro del Interior español, Jorge Fernández Díaz, llega al Consejo de ministros de Justicia e Interior de la UE. Ampliar foto
El ministro del Interior español, Jorge Fernández Díaz, llega al Consejo de ministros de Justicia e Interior de la UE. EFE

La lucha contra el fenómeno de los yihadistas europeos requiere renovar y coordinar las políticas de los países miembros. Sin poner en peligro la libre circulación de Schengen, los ministros del Interior de la Unión Europea pidieron este jueves en Luxemburgo intensificar los controles en las fronteras para comprobar que los viajeros no representan una amenaza para la seguridad. En la mente de todos estaba el atentado contra el Museo Judío de Bruselas cometido presuntamente por un ciudadano francés que acababa de volver de combatir en la guerra siria.

El consejo de ministros de Interior, dedicado en buena medida a los llamados combatientes extranjeros que regresan de ese conflicto, aprobó un conjunto de medidas que deben concretarse en un plazo récord para los procedimientos comunitarios: 15 días, según explicó el ministro español, Jorge Fernández Díaz. “Por razones de seguridad no vamos a ser más concretos, pero las medidas tienen que ver con la directiva PNR [un controvertido proyecto para compartir datos de pasajeros aéreos entre los Estados miembros], con el sistema de información de Schengen y con Europol [la policía europea]”, explicó el titular de Interior. El documento de conclusiones reclama también cotejar más frecuentemente la información de los pasajeros con las bases de las que disponen las autoridades nacionales y europeas para identificar a posibles sospechosos. Además de Europol, los Gobiernos también quieren implicar a Frontex, la agencia europea de control de fronteras, en la detección de esos combatientes extranjeros, que las estimaciones más conservadoras cifran en más de 2.000 solo en Europa.

En esa línea de divulgar lo más posible la información de las autoridades, los responsables de Interior exigen acelerar el acceso que las fuerzas de seguridad tendrán en unos meses a la base de datos de demandantes de asilo, una medida delicada porque se presta a criminalizar a quienes optan a ser refugiados en Europa.

Más dificultades tendrán los ministros para resucitar el también polémico registro europeo de pasajeros, que la Eurocámara rechazó en 2013 porque invadía la privacidad. La Comisión Europea deberá presentar un nuevo texto para que sea pactado entre los eurodiputados y los Ejecutivos comunitarios. Con la Comisión en funciones tras las elecciones del 25 de mayo, aún no hay fecha prevista.