La histórica victoria electoral impulsa la amplia agenda reformista de Renzi

El partido de Berlusconi queda vapuleado con sólo el 16,8% de los votos

El primer ministro Matteo Renzi este lunes en el Palacio Chigi.
El primer ministro Matteo Renzi este lunes en el Palacio Chigi.F. M. (AFP)

Satisfecho, emocionado, con el rostro concentrado. El primer ministro italiano, Matteo Renzi, ofreció este lunes su interpretación del aplastante triunfo electoral del Partido Democrático (PD) en las europeas del domingo. “Los ciudadanos nos encomiendan una extraordinaria tarea”, dijo Renzi. “Ya no existen coartadas, no se pueden aplazar más las reformas: la de la Constitución, de la ley electoral, del trabajo, de Hacienda y de la justicia. Invito a todas las fuerzas del Parlamento a bajar los tonos y a levantar las ambiciones. Italia debe redescubrir el placer de sentirse importante”.

El PD —que gobierna en coalición con el centroderecha— obtuvo el 40,8% de los votos, un porcentaje jamás alcanzado en Italia por la izquierda, y muy por encima de los resultados obtenidos hasta ahora por este partido nacido a finales de 2007. El joven líder, que llegó al Palacio Chigi sin pasar por las urnas, obtuvo la investidura popular que necesitaba para legitimar su posición. “Los votos de la esperanza han duplicado a los de la rabia. Ahora cambiamos el país”, comentó Renzi en una conferencia de prensa.

Fuente: Parlamento Europeo.
Fuente: Parlamento Europeo.EL PAÍS

El más joven (y más votado) primer ministro europeo obtiene dos resultados que alteran el panorama nacional: neutraliza la protesta del Movimiento 5 Estrellas (M5S), contrario al sistema tradicional de representación, y jubila al antiguo y anciano predecesor Silvio Berlusconi, que obtuvo tan solo el 16,8%. “Somos la tercera vía entre conservadurismo y populismo”, afirmó Renzi.

“La idea de rejuvenecer la directiva del partido y de presentarse como el rostro fresco que cambia el PD y el país desde adentro, asumiendo compromisos, fue acertada”, considera Pietro Ignazi que enseña Ciencias políticas en la Universidad de Bolonia. “Pero para funcionar en concreto”, añade Marco Damilano, del semanal L'Espresso, “debía por un lado desinflar la rabia del M5S y por el otro arrinconar a Silvio Berlusconi”. Renzi dio en la diana.

Más información
Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

“El éxito del joven líder y el fracaso del viejo son dos caras de la misma medalla”, apunta Giovanni Orsina, catedrático de la Universidad LUISS de Roma. “Renzi lleva 80 días en el Palacio Chigi. Sigue de luna de miel con los italianos y logró transmitir una idea de futuro, de empuje hacia adelante, un plan de Gobierno. Berlusconi ocupó aquel sillón tres veces en las últimas dos décadas. Siempre fue un maestro en fijar los temas del debate político y ganaba. Esta vez no lo logró y una parte de su electorado prefirió a Renzi”, sigue el autor del ensayo Il berlusconismo en la historia de Italia.

El cavaliere, desazonado, condenado por fraude fiscal a cuidar los ancianos de un asilo milanés, a no ejercer el voto ni activo ni pasivo, a restituir el pasaporte y a perder el título honorífico, condujo una campaña sin sus ases habituales: no pudo airear el fantasma comunista porque el exalcalde de Florencia (también por un factor biográfico) no procede de aquella tradición; no pudo ensañarse contra la magistratura porque los jueces se lo prohibieron en la sentencia de ejecución de la pena. El efecto fue un terrible batacazo.

Forza Italia obtuvo un resultado inferior a lo que esperaba” Silvio Berlusconi

Este lunes envió una carta de agradecimiento a los inscritos a la web Forzasilvio.it: “A pesar de una campaña dolorosa por mi condición de hombre no libre he experimentado vuestro afecto que me da confianza y no quiero traicionar. Forza Italia obtuvo un resultado inferior a lo que esperaba, pero se confirma el eje entre las fuerzas moderadas alternativas a la izquierda”. Aquellas fuerzas que, en realidad, aparecieron como desarmadas por el arrastre del PD: el Nuevo Centro Derecha del exdelfín Angelino Alfano, junto a la Scelta Civica fundada por Mario Monti superaron por los pelos el umbral mínimo del 4%.

En el lado derecho del hemiciclo, goza de buena salud solo la Liga Norte, que insistiendo en la salida del euro y en el cierre de las fronteras obtuvo el 6%.

“Otro factor que amplificó el empuje renziano”, reflexiona Orsina, “fue el miedo a Grillo”. “Muchos ciudadanos”, está de acuerdo Ignazi, “incluso desquiciados por los políticos, enfadados por la crisis y la austeridad, decidieron no votar al M5S, asustados por uno que dice que va a prescindir del Parlamento y a instituir juicios en la Red contra periodistas, empresarios y exponentes de los partidos”.

El M5S es la segunda formación del país, con un abundante 21% (cuatro puntos menos con respecto a las generales de 2013). Sin embargo, el resultado fue una decepción comparado con el doble de los votos conquistados por el perfil mediador y más dispuesto al compromiso de Renzi. “Grillo exasperó demasiado los tonos de campaña y dijo demasiados ‘no’ a la izquierda en el Parlamento”, resume Ignazi.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción