Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una periodista francesa muere en el este de República Centroafricana

El cuerpo ha sido hallado por las fuerzas militares galas desplegadas en el país africano

Camille Lepage en Damara, a 70 kilómetros de Bangui, capital centroafricana, el pasado 21 de febrero.
Camille Lepage en Damara, a 70 kilómetros de Bangui, capital centroafricana, el pasado 21 de febrero. AFP

La primera vez que llamó al diario prácticamente no se escuchaba lo que contaba. Sonaba lejos, muy lejos, sin duda. Camille Lepage, francesa de 26 años, había dado con un número de la sección de Internacional y uno que pasaba por allí acabó con el teléfono en la mano. La fotoperiodista, natural de Angers, estaba en Juba, capital de Sudán del Sur, neonato país africano. Corría marzo de 2013 y contó como pudo y a través de una comunicación terrible su historia, la que echaba raíces en aquel país que más allá de la independencia alcanzada en 2011 poco importaba al otro lado del mundo. Ahora sí, un poco más, pero entonces era difícil manchar una página con un relato de lo que ocurría en la nueva frontera de África.

O lo que pasaba en Kordofán Sur, provincia de Sudán, el gobernado por Jartum, situada en las colinas de Nuba. Para eso es para lo que había viajado en 2012 Lepage, para relatar el continuo bombardeo al que Jartum estaba sometiendo a esa provincia, rica en crudo y rebelde ante el dominio territorial del Norte, al que aún pertenece. Con pasión, Lepage vendió, como se dice en la profesión, el trabajo que había hecho, las fotos que había tirado, todavía alojadas en su web y de una calidad extraordinaria. "La guerra silenciosa" llamaba Lepage a lo que había visto.

El pasado mes de julio, cinco meses antes de que la violencia estallase en Sudán del Sur, partida entre los fieles al presidente Salva Kiir y los seguidores del exvicepresidente Riek Machar, Lepage inmortalizó, esta vez en blanco y negro, las heridas dejadas por el conflicto étnico en el Estado de Jonglei, uno de los más azotados por el conflicto. Su relato hablaba del enfrentamiento entre sursudaneses Nuer, segunda etnia en el país, ligada a Machar, y miembros de la comunidad Murle. Lepage expresó su preocupación por el destino de los heridos Murle, de los que no sabía nada.

El presidente francés, François Hollande, ha informado este martes de la muerte de Lepage en Bouar, en la franja este de la República Centroafricana, país vecino de Sudán del Sur. Según ha detallado Hollande, la fotoreportera ha sido encontrada por miembros del contingente francés -compuesto por unos 2.000 militares- en el interior de un vehículo detenido en un control. El coche estaba ocupado por antibalaka, milicianos cristianos que combaten a los rebeldes de Seleka, de origen musulmán, que protagonizaron el golpe de Estado de marzo de 2013.

Según el padre Jean Maruis Zoumaldé, citado por la agencia Reuters, Lepage se encontraba en Bouar durante los últimos choques entre las dos partes. En su cuenta de Twitter (@CamilleLep), la periodista relató hace unos días que viajaba con los milicianos antibalaka.

Más información