Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 2.100 fallecidos en los deslizamientos de tierras en Afganistán

Cerca de 300 viviendas han terminado enterradas y otras 700 han tenido que ser evacuadas ante la posibilidad de una nueva avalancha

Búsqueda de supervivientes tras el deslizamiento de tierras.
Búsqueda de supervivientes tras el deslizamiento de tierras. AP

Más de 2.100 personas han muerto en el corrimiento de tierra en la región afgana de Badajshan (noreste del país) ocurrido el viernes, según ha informado el gobernador local, Shah Waliwaulá Adib, en declaraciones recogidas por la cadena afgana Tolo News. Cerca de 300 viviendas han terminado enterradas y otras 700 han tenido que ser evacuadas ante la posibilidad de una nueva avalancha de rocas como la que ha provocado esta catástrofe.

Hasta el momento, solo ocho personas han sido rescatadas con vida del corrimiento en Argo, donde miles de personas resultaron sepultadas cuando intentaban rescatar a los afectados por un corrimiento de tierra previo. Además, más de 1.500 cabezas de ganado han perecido en este suceso, de acuerdo con el instructor policial de Argo, Qari Sayfuddin.

"Había más de 1.000 familias viviendo en esta zona", declaró anoche a la agencia Reuters un portavoz del gobernador de Badajshán. Según la agencia de la ONU, que ya ha mandado mantas y tiendas de campaña, se necesita agua potable, medicinas y comida. "El acceso a la zona se lleva a cabo por carreteras secundarias por las que la maquinaria pesada no puede pasar", dice el comunicado de la ONU que también añade que militares de la OTAN están en contacto con el Ejército afgano para llevar a cabo la misión de rescate.

Los equipos de rescate que han acudido se están encontrando muchas dificultades para actuar, reconoció Waliwaulá , y aunque unas 600 personas de diferentes partes de la provincia han acudido en su apoyo, por el momento solo se han podido recuperar unos 120 cuerpos sin vida. Unas 700 familias pudieron ser trasladadas ayer a una zona segura, ante la inestabilidad del terreno en la localidad afectada, y recibieron tiendas de campaña y mantas para pasar la noche.