Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llegan a Berlín los observadores de la OSCE liberados en Ucrania

Kiev se muestra decidida a seguir la ofensiva para reducir la rebelión prorrusa

La ministra de Defensa este domingo en Berlín con el jefe del equipo liberado.
La ministra de Defensa este domingo en Berlín con el jefe del equipo liberado. AFP

Los rebeldes prorrusos han liberado este sábado a los siete inspectores militares de la OSCE retenidos en Ucrania. Terminan así ocho días de tensión en los que los líderes occidentales -con una especial insistencia alemana- han exigido su liberación sin condiciones y han apuntado a las autoridades de Moscú como responsables de su puesta en libertad. El equipo, formado por cuatro alemanes (entre ellos un traductor), un checo, un polaco y un danés, ha aterrizado esta noche en Berlín, donde les recibirán los ministros de Defensa de los cuatro países.

La liberación de los militares, enviados a Ucrania en una misión liderada por un coronel alemán, elimina un foco de tensión, pero coincide con el agravamiento del conflicto tras la muerte de medio centenar de activistas prorrusos en la ciudad de Odesa.

Los rebeldes que capturaron al equipo de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) describieron al principio a los retenidos como prisioneros de guerra. Tras unos días exhibiendo dureza, el autoproclamado alcalde popular de la ciudad de Slaviansk, Vyacheslav Ponomaryov, acabó por liberarlos después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, enviara a un negociador. "Como prometí, celebramos ayer mi cumpleaños, y se han ido. Ya dije que eran mis huéspedes", dijo a la agencia Reuters. "Nos ha tratado bien. Pero no se puede decir que fuéramos sus invitados", repuso uno de los liberados en declaraciones recogidas por el canal alemán n-tv.

Ponomaryov presentó la liberación como un acto de buena voluntad, pero la presión occidental ha sido fundamental. "Rusia debe asumir sus responsabilidades. Y para ello tenemos que ver hechos. Todavía no se han liberado a los prisioneros de la OSCE. Este es un paso importantísimo", había avisado el viernes desde Washington la canciller Angela Merkel, secundada por su anfitrión, el presidente Barack Obama. En una declaración conjunta, los ministros alemanes de Asuntos Exteriores y de Defensa mostraron su alegría por la liberación y agradecieron las gestiones a Vladímir Lukin, el enviado de Putin a la zona para solucionar el conflicto.

La retención de los inspectores de la OSCE ha tenido repercusiones en el debate político alemán esta semana. El antiguo canciller Gerhard Schröder recibió una oleada de críticas por una fotografía tomada el pasado lunes en la que se le veía abrazando calurosamente al presidente ruso en una fiesta organizada en su honor en San Petersburgo. Philip Missfelder, portavoz de política exterior del partido democristiano, que también asistió al ágape, sintió la necesidad de defenderse en el popular diario Bild el pasado viernes. "Pudimos hablar con Putin sobre la liberación de los prisioneros. Creo que es mejor aprovechar estas posibilidades para dialogar", dijo tras el chorreo de críticas recibidas.

Los ocho inspectores de la OSCE -un sueco enfermo de diabetes fue liberado el pasado domingo por motivos humanitarios- formaban parte de una misión militar organizada bajo el paraguas del Documento de Viena, un acuerdo firmado por los 57 miembros de la OSCE (Rusia incluida) en 1990 para fomentar el control de armas y la confianza entre países.

En suelo ucranio hay otros observadores de esta organización, pero los retenidos se distinguen por ser militares y por informar directamente a sus ministros de Defensa. El Gobierno de Ucrania solicitó el pasado mes de marzo que militares desarmados de otros países inspeccionaran el terreno por las sospechas de movimientos militares inusuales. A diferencia de la misión de observadores civiles, el envío de militares se hace solo a través de acuerdos bilaterales y no requiere el consenso entre todos los miembros de la OSCE. Es por ello que Rusia consideraba una “provocación” y una “irresponsabilidad” la presencia de militares de la UE en suelo ucranio.

Más información