Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel eleva el tono de crítica ante el agravamiento del conflicto en Ucrania

Alemania culpa a Rusia de incumplir sus compromisos y amenaza con más sanciones

La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro polaco, Donald Tusk, ofrecen una rueda de prensa, este viernes en Berlin.
La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro polaco, Donald Tusk, ofrecen una rueda de prensa, este viernes en Berlin. EFE

Desde el comienzo de la crisis en Ucrania, Alemania ha adoptado el papel de moderador entre Rusia y los países de la Unión Europea más proclives a mostrar mano dura ante Vladímir Putin. Pero el agravamiento del conflicto —y las presiones que llegan desde Washington— han hecho este viernes que la canciller Angela Merkel elevara el tono de sus declaraciones. Tras un día cargado de encuentros y conversaciones telefónicas —ha hablado con los líderes rusos, estadounidense, francés, británico, italiano y polaco—, la jefa del Gobierno alemán lanzó un mensaje doble: el presidente Putin es el único responsable de no haber respetado el acuerdo alcanzado la semana pasada en Ginebra para estabilizar la situación y, además, amenazó al Kremlin con una segunda ronda de sanciones.

“Esta mañana hablé con el presidente ruso y le dejé claro que Kiev ha dado pasos en serio para poner en marcha el acuerdo de Ginebra y no veo que Rusia lo esté apoyando, lo que sin duda afectaría a los separatistas ucranios”, ha asegurado tras reunirse con el primer ministro polaco, Donald Tusk. En la misma línea apuntó el ministro de Exteriores sueco, Carl Bildt. “Ni el más mínimo signo de que Moscú esté tratando de capturar a las bandas ilegales en el Este de Ucrania para cumplir el acuerdo de Ginebra. Nada de nada”, escribió en su cuenta de Twitter.

Este endurecimiento del lenguaje coincide con la conferencia telefónica múltiple en la que Merkel, el estadounidense Barack Obama, el francés François Hollande, el británico David Cameron y el italiano Matteo Renzi se pusieron de acuerdo para aprobar nuevas sanciones si Rusia no cesa en su actitud provocadora. Merkel ha anunciado que esta decisión la estudiarían los ministros de Asuntos Exteriores de la UE en una reunión que tendrá lugar “lo antes posible”.

De adoptarse, esta segunda ronda de sanciones se limitaría a ampliar la lista de ciudadanos rusos y ucranios a los que se les impedirá la entrada en la UE y congelará activos en territorio europeo por considerarles responsables del agravamiento del conflicto. Nadie piensa, por ahora, en imponer a Moscú de forma inmediata sanciones económicas o comerciales que también dañarían a una Europa que poco a poco comienza a salir de la crisis.

Un episodio todavía sin aclarar amenaza con añadir más tensión a las relaciones con Moscú. El Ministerio de Defensa alemán anunció en la tarde del jueves que no localizaba a un grupo de observadores militares internacionales de la OSCE destinados a la ciudad rebelde del Este de Ucrania de Slaviansk. “Extremadamente preocupados. Deben ser liberados inmediatamente”, volvió a tuitear el ministro sueco Bildt.