Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU creó el ‘twitter cubano’ en Costa Rica a espaldas del Gobierno

Autoridades locales habían advertido de la inconveniencia de impulsar aquí la red ‘ZunZuneo’, aunque la Embajada estadounidense insiste en que lo comunicaron

Una casa aledaña al Estadio Nacional de fútbol en la capital de Costa Rica, en el sector conocido como La Sabana, fue el refugio que usó Estados Unidos para el lanzamiento del sistema considerado ahora clandestino de mensajería telefónica que el país mantuvo activo durante dos años entre la población cubana para influir contra el Gobierno de la Isla. Y esto no lo sabía el Ejecutivo de Costa Rica, que ha reaccionado con algo de molestia a través de su ministro de Relaciones Exteriores, Enrique Castillo.

Las autoridades costarricenses adujeron que les fue ocultada la operación de la sociedad Creade Costa Rica S. A., filial dela consultora Creative Associates Inc., con sede en Washington D. C., subcontratada por la agencia de cooperación de Estados Unidos (USAID) para ejecutar el plan llamado Zunzuneo, como reveló este martes un reportaje del diario local La Nación.

La publicación muestra tres documentos previos al 2010 en los cuales autoridades de la Cancillería costarricense rechazan los trámites planteados por la Embajada de Estados Unidos. “Podría generar una situación políticamente inconveniente, ya que cabría la interpretación de que se estaría violentando el principio de no intervención en los asuntos de otros países”, se lee en una de las respuestas del año 2009, meses antes de que comenzarán las operaciones del llamado "twitter cubano" en 2010.

El "twitter cubano" es un sistema cuyo despliegue ha revelado la agencia Associated Press(AP). Promovida por la Agencia Internacional de Estados Unidos para el Desarrollo (USAID), esta red de mensajería informativa alcanzó más de 40.000 usuarios entre 2010 y 2012, con la intención de saltar los controles informativos y al Internet, y así generar disidencia al Gobierno que dirige Raúl Castro, según la publicación de AP de este 4 de abril.

Lo que el canciller Enrique Castillo no sabía era que esta red de mensajes se operaba desde su territorio. “No podemos aprobar eso en ningún caso. Eso no está bien” contestó el ministro, que se cuidó de decir que la Embajada hubiera ocultado información a Costa Rica. “No usaría ese calificativo. La Embajada no tenía la obligación de revelar el contenido del programa. No es función de la Cancillería andar supervisando lo que hacen las embajadas”, respondió al diario La Nación. Así se refirió al Programa de Intercambio Latinoamericano (PILA), cuyo objetivo oficial era aumentar la comunicación entre la sociedad cubana y la de otras naciones de la región.

La sede diplomática estadounidense niega haber ocultado información y dice no conocer las objeciones que en su momento emitió la Cancillería costarricense. “Tenemos comunicaciones internas que demuestran que miembros de la Embajada informaron al Ministerio sobre el programa”, ha replicado un funcionario de la sede diplomática, sin entrar en más detalles ni mostrar esos documentos.

Costa Rica ha pedido una explicación a la Embajada, pero fuentes diplomáticas en San José informan de que ahora, a dos semanas de la transición de gobierno costarricense, hay pocas posibilidades de ir más allá en el reclamo hacia Estados Unidos, país con el que posee una añeja tradición de cooperación política.

Más información