Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU y Rusia fracasan en acercar posturas sobre la crisis de Ucrania

"Crimea es muchísimo más importante que las Malvinas para Reino Unido o las Comoras para Francia”, afirma el ministro ruso

Sergéi Lavrov durante su rueda de prensa, este viernes en Londres.
Sergéi Lavrov durante su rueda de prensa, este viernes en Londres. AP

John Kerry y Serguéi Lavrov, jefes de las diplomacias de Estados Unidos y Rusia, se han reunido este viernes en Londres sin que aparentemente se hayan registrado avances hacia un acuerdo sobre la crisis de Ucrania y la situación en Crimea tras seis horas de conversaciones. El encuentro, más largo de lo esperado, se ha celebrado en la residencia del embajador estadounidense, cerca de Regents Park, y se han distribuido hermosas fotografías de los dos dirigentes conversando a solas en los inmensos jardines de casi cinco hectáreas, aprovechando el día primaveral que ha hecho en Londres.

Ambos ministros ofrecieron sendas ruedas de prensa por separado en el centro de Londres en las que destacaron la franqueza del diálogo y sui carácter constructivo pero la falta de acuerdos. El ministro ruso, el primero en hablar, advirtió contra la imposición de sanciones, rechazó la necesidad de crear un grupo de contacto con el argumento de que “Rusia no ha empezado la crisis” y advirtió en su última frase a la prensa: “Crimea es muchísimo más importante que las Malvinas para Reino Unido o las Comoras para Francia”.

“No tenemos una visión común de la situación. Las diferencias están ahí. Pero el diálogo ha sido sin duda constructivo y nos ayuda a entendernos los unos con los otros, declaró Sergei Lavrov, en tono siempre muy serio pero tranquilo, tras la entrevista con su homólogo estadounidense. “Las negociaciones, en ese sentido, han sido muy útiles”, añadió.

El ministro ruso achacó los incidentes de Donetsk a “reacciones en defensa propia contra la violencia que empezaron grupos de militantes” y aseguró que “Rusia no tiene planes de intrusión militar en el Este de Rusia”.

Se mostró en contra de la formación de un grupo de contacto con la participación de Rusia, Estados Unidos y la UE con el doble argumento de que la formación de ese grupo multilateral sería facilitar el contacto directo entre Rusia y Ucrania”. “Eso es un enfoque equivocado. El conflicto no ha sido originado por Rusia sino por nuestros socios europeos al proponer la firma de un acuerdo de asociación entre Ucrania y la UE y el presidente Yanukovich decidió aplazarlo”, explicó.

Advirtió contra la imposición de sanciones, que consideró que serían “contra productivas y una mala decisión”. Señaló que no quería pronunciarse sobre el referéndum del domingo para la anexión de Crimea a Rusia “hasta que se sepa el resultado” pero planteó un paralelo no ya con Kosovo, sino con las islas Comoras, una de las cuales ha sido incorporada por Francia, que la considera un departamento más. “¿Fue anexión o autodeterminación? La Unión Europea lo aceptó. Crimea es muchísimo más importante que las Malvinas para Reino Unido o las Comoras para Francia”, advirtió como conclusión final.

El secretario de Estado John Kerry coincidió con Lavrov en que habían tenido “un diálogo constructivo, muy directo, exponiendo las perspectivas que cada uno de nosotros tenemos”, pero sin cambios de posición después de seis horas de conversaciones. “La mejor forma de solucionar la crisis es el diálogo directo entre los gobiernos de Ucrania y Rusia”, insistió.

“Nos ha dejado claro que el presidente Putin no está dispuesto a tomar ninguna decisión hasta después del referéndum del domingo”, explicó. Un referéndum que Kerry insistió en que es “contrario a la Constitución de Ucrania y la ley internacional y no vamos a reconocer el resultado”.

Kerry mostró su preocupación por el despliegue de tropas rusas junto a la frontera oriental de Ucrania “y le he dejado claro que habrá consecuencias si Rusia no encuentra la forma de cambiar el rumbo; si Rusia establece tropas sobre el terreno, incrementa la tensión y amenaza a los ucranianos, habrá una respuesta, habrá costes”, advirtió.

Pero al mismo tiempo admitió que Rusia “tiene derecho a perseguir sus legítimos intereses en Ucrania”. “Tiene intereses históricos, culturales, geoestratégicos y estamos dispuestos a respetarlos. Pero eso exige que Rusia respete la estructura multilateral que nos gobiernan desde la II Guerra Mundial y tratar de resolver este problema a través de las normas legales multilaterales”, añadió el secretario de Estado estadounidense. “Todas las opciones de diálogo están abiertas para proteger a las minorías y los derechos de la gente”, insistió.

Viaje de Biden a Polonia y Lituania

Pocas horas después del encuentro de Londres se anunció que el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, viajará la semana próxima a Polonia, que comparte frontera con Ucrania, y a Lituania para reunirse con líderes de los dos países y reafirmarles los compromisos de defensa comunes bajo bandera de la OTAN, ha informado este viernes la Casa Blanca.

Biden se entrevistará con el presidente y el primer ministro de Polonia y con los presidentes de Lituania, Estonia y Letonia, según el comunicado de la Casa Blanca. Las reuniones tendrán lugar en Varsovia y Vilna, respectivamente.

"Durante esas reuniones, el vicepresidente [de EEUU] consultará los pasos [a adoptar] para apoyar la soberanía de Ucrania y su integridad territorial, y reafirmará nuestros compromisos comunes de defensa bajo el Tratado de la Alianza Atlántica y nuestro permanente y total apoyo a todos nuestros socios y aliados en Europa", ha dicho la Casa Blanca.