Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis en Ucrania

En defensa de la sangre rusa

Los partidos en el Parlamento apoyan por unanimidad la petición de Putin para enviar tropas a un país extranjero

Un hombre ucranio protesta frente a soldados sin identificar y que hacen guardia en Balaklava, a las afueras de Sebastopol, en Ucrania.
Un hombre ucranio protesta frente a soldados sin identificar y que hacen guardia en Balaklava, a las afueras de Sebastopol, en Ucrania. AP

El Consejo de la Federación o Senado ruso ha dado luz verde al presidente, Vladímir Putin, para utilizar al Ejército en un país extranjero. La votación de los senadores fue unánime a favor de la autorización que pedía el líder ruso. En las última horas, Putin se había visto bajo la presión de sus partidarios para romper su silencio y tomar cartas en el asunto.

El consejo de la Duma Estatal o Cámara baja hizo un llamamiento a Putin para que defendiera a los rusohablantes de Crimea, cuyas autoridades también se dirigieron al jefe del Estado ruso en busca de apoyo. Así, Serguéi Axiónov, el primer ministro crimeo, pidió el sábado en la mañana ayuda a Putin para garantizar “la paz y la tranquilidad” en la península, mientras en Moscú el Senado se unía a los diputados y abogaba asimismo por la intervención de Rusia en esa región.

Valentina Matviyenko, presidenta de la cámara alta rusa, explicó que después de escuchar el informe de los senadores que habían visitado Crimea consideraron necesario dirigirse “al jefe del Estado para que en el marco de sus facultades tomara todas las medidas posibles para garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos que viven en Ucrania, para ayudar al pueblo hermano con el fin de estabilizar la situación”. Matviyenko especificó que consideraba que había que satisfacer la petición de Axiónov y enviar un “contingente militar limitado” a la península donde Rusia tiene la principal base de su Flota del Mar Negro. Crimeay sus habitantes “tienen derecho a decidir sobre su destino”, señaló la senadora.

Todos los partidos representados en el Parlamento son unánimes en considerar que Rusia no puede quedarse de brazos cruzados. Putin había guardado silencio sobre Ucrania, pero el sábado terminó por ceder a las presiones de sus partidarios y presentó el documento oficial en el que pedía luz verde para poder emplear las tropas en el extranjero.

En ese documento, que leyó el representante presidencial Grigori Karasin ante el Senado alrededor de las 18.30 hora de Moscú (las 15:30 en la España peninsular) se pedía a los senadores la autorización que exige la Constitución para poder utilizar “a las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa en territorio de Ucrania hasta que se normalice la situación sociopolítica en ese país”. Como motivo, se invocaba “la situación extraordinaria” que vive la nación vecina y “la amenaza a la vida” de los ciudadanos rusos.

Los 87 senadores presentes en la sesión extraoordinaria votaron a favor de autorizar el uso de las tropas en Crimea. Los parlamentarios recomendaron también al presidente que retirara al embajador ruso en Washington.

El portavoz de Putin, Dmitri Peskov, declaró comentando la votación de la Cámara Alta que el presidente ruso aún no ha tomado la decisión de enviar tropas a Ucrania. “La decisión la tomará dependiendo de cómo se desarrolle la situación. Quisiéramos que la situación no se desarrolle según el guión que se está plasmando ahora, es decir, que no siga por la vía del aumento de la tensión y de las amenazas a los rusos en la península de Crimea”, manifestó Peskov. Putin ha recibido “todos los medios necesarios para emplear las tropas” y para decidir el destino “del jefe de nuestra misión diplomática en Estados Unidos”, pero “el presidente no ha tomado todavía ninguna decisión” al respecto, subrayó el portavoz.

Putin no ha perdido las esperanzas de poder solucionar el problema con Ucrania sin utilizar el Ejército. Al menos, el hecho de que a Yulia Timoshenko se la espere en Moscú el lunes para discutir en el Kremlin la crisis en Crimea, significa que todavía hay posibilidades de que el líder ruso llegue a un acuerdo con la que probablemente será la próxima presidenta del país vecino.