Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un muerto y 77 heridos en un motín en un centro de inmigrantes en Papúa

El recinto de detención, en la isla de Manus, está gestionado por las autoridades australianas

Uno de los amotinados recibió un disparo

Imagen de agosto de 2013 del interior del centro de detención en la isla Manus. Ampliar foto
Imagen de agosto de 2013 del interior del centro de detención en la isla Manus. EFE

Al menos una persona ha muerto y otras 77 han resultado heridas en un motín ocurrido en un centro de detención australiano para inmigrantes en la isla de Manus, en Papúa Nueva Guinea. Trece de los heridos se encuentran en estado grave, "uno de ellos crítico", declaró el ministro de Australia de Inmigración, Scott Morrison.

La víctima mortal recibió un fuerte golpe en la cabeza, mientras que un inmigrante herido fue alcanzado por un disparo. El motín comenzó el lunes por la noche mientras que varios internos lograron saltar las barreras externas del centro, según el primer comunicado emitido por Morrison.

"Es una tragedia" que está vinculada a "una situación muy peligrosa en la que la gente decide protestar de forma violenta y escapar fuera del centro exponiéndose a un gran peligro", afirmó el ministro australiano.

Las autoridades no han podido confirmar aún si alguno de los 1.300 solicitantes de asilo que habitan en el centro de Manus, una isla al norte de Papúa Nueva Guinea de 100 kilómetros de largo por 30 de ancho, ha logrado fugarse.

El personal prescindible y los inmigrantes que no participaron en los disturbios fueron evacuados del lugar por razones de seguridad, mientras la policía papuana no intervino en la represión de la protesta, aseguró el ministro.

El pasado domingo, 35 inmigrantes indocumentados lograron escapar del centro de Manus, aunque todos fueron capturados. Durante una pelea interna, una veintena de personas resultaron heridas y fueron trasladados a un centro médico para ser atendidos. Ocho fueron detenidos.

Morrison afirmó el lunes que esos disturbios fueron el resultado del aumento de las tensiones en el centro de Manus, donde los internos empezaron hace varias semanas protestas pacíficas que derivaron en violencia esta semana.

La isla de Manus alberga uno de los campamentos de tránsito insulares que tiene Australia para los inmigrantes que intentan entrar de forma ilegal. Las condiciones en el campamento y en otros centros ubicados en Nauru, también en Papúa Nueva Guinea, han sido objeto de numerosas críticas tanto por parte de agencias de Naciones Unidas como por diferentes grupos en defensa de los Derechos Humanos.

Muchos de los inmigrantes han huido de conflictos como los de Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria, y otros han escapado de la discriminación o de la condición de apátridas como las minorías rohingya, de Birmania, o Bidun, de la región del Golfo.

Una vez asentados en Papúa Nueva Guinea, los inmigrantes no tienen posibilidad de ser reasentados en Australia. El asilo es una cuestión un tanto sensible en el país a pesar de las bajas cifras de personas involucradas. En 2012, Australia solo recibió un tres por ciento de las solicitudes de asilo de todo el mundo, según el informe de tendencias de asilo de ACNUR.