Londres confirma que no compartirá la libra con una Escocia independiente

El ministro del Tesoro, George Osborne, ha desvelado que esa es la recomendación oficial que le han hecho llegar los expertos

El canciller del Exchequer, George Osborne, durante su discurso sobre el referéndum escosés este jueves, en Eidimburgo.
El canciller del Exchequer, George Osborne, durante su discurso sobre el referéndum escosés este jueves, en Eidimburgo. REUTERS

Lo que hace unos meses era “improbable” es ahora imposible: que Reino Unido siga compartiendo la libra con una Escocia independiente. El canciller del Exchequer y ministro británico del Tesoro, George Osborne, así lo ha confirmado esta mañana en Edimburgo tras desvelar que esa es la recomendación oficial que le han hecho llegar los expertos del Tesoro. “Si Escocia se va de Reino Unido, se va de la libra”, concluyó Osborne.

Los independentistas escoceses sostienen que una Escocia independiente negociaría con Londres seguir compartiendo la libra y el Banco de Inglaterra. Y Alex Salmond, ministro principal escocés y líder del independentista SNP (siglas en inglés del Partido Nacional Escocés) ha llegado incluso a amenazar con no aceptar la parte de deuda pública británica que le correspondería devolver a Escocia, salvo que haya un acuerdo sobre la libra.

Osborne, que en el pasado dijo que eso era improbable, ha dado ahora una negativa que él considera que sería apoyada por cualquier otro canciller británico en el futuro. Y lo ha hecho con argumentos tanto políticos como económicos. Entre los primeros ha citado el hecho de que “Escocia sería menos independiente de lo que es ahora porque las decisiones de gasto y de impuestos se seguirían tomando en el parlamento de Westminster pero en ese momento ya no habría ni diputados escoceses en el parlamento ni ministros escoceses en el Gabinete”.

Entre los argumentos económicos ha citado una batería de conclusiones de los expertos del Tesoro, que subrayan que Reino Unido no tendría ninguna obligación legal de compartir la libra y recuerdan que el 70% de las exportaciones escocesas van al resto de Reino Unido pero que en el otro sentido esa tasa cae al 10%, lo que significa que son los escoceses los verdaderos interesados en mantener la unión monetaria.

Osborne rechaza la amenaza de Salmond de no compartir el pago de la deuda si Londres no comparte la libra con el argumento de que eso hundiría la credibilidad de una Escocia independiente en los mercados financieros internacionales y dispararía el tipo de interés de las emisiones de deuda escocesa. Un diferencial que, dijo, los expertos sitúan de entrada entre los 72 y 165 puntos, lo que a su juicio significaría que los escoceses “deberían pagar 1.700 libras más al año por sus hipotecas”, equivalentes a casi 2.100 euros.

El canciller del Exchequer recordó las dudas expresadas hace unos días por el Gobernador del Banco de Inglaterra, el canadiense Mark Carney, sobre la viabilidad de esa unión monetaria. Y argumentó también que esa unión sería “asimétrica” porque la economía escocesa es 10 veces más pequeña. Al perder la capacidad de manejar los tipos de interés, una Escocia independiente debería recurrir a ajustes fiscales para compensar eventuales choques externos como una caída pronunciada de los precios del petróleo, aseguró.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Insistió también en que los expertos enfatizan el hecho de que una unión monetaria ha de ser duradera para que tenga éxito y recordó que los independentistas quieren dejar la puerta abierta a una eventual marcha atrás en esa unión monetaria. “Eso la hace insostenible”, concluyó. Y puso como ejemplo el caos que habría desatado la sola posibilidad de que Grecia hubiera tenido la opción de volver al dracma. O la fuga de capitales que acabó en apenas un mes con la unión monetaria entre la República Checa y Eslovaquia tras la división de Checoslovaquia.

Por esas y otras razones, Osborne concluyó que, si Escocia opta por la independencia no podrá seguir en la libra. “La gente ha de saber que eso no va a ocurrir”, dijo. “Los ciudadanos del resto de Reino Unido no lo aceptarían y el parlamento no lo aprobaría”. Y recibió de inmediato el apoyo de los dos otros dos grandes partidos. Tanto el número dos del Tesoro, el liberal-demócrata Danny Alexander, como el portavoz de Finanzas laborista y eventual canciller del Exchequer si los laboristas ganaran las elecciones, Ed Balls, rechazaron la posibilidad de compartir la libra con una Escocia independiente.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS