Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Durão Barroso y Putin intentan negociar una salida que rebaje la tensión

El presidente de la Comisión recibe al líder ruso por primera vez desde que estalló el conflicto

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.
El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. EFE

La Unión Europea y Rusia se han reunido este mertes para intentar reconducir las tensiones generadas a raíz de la crisis en Ucrania. El presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso, ha recibido al líder ruso, Vladímir Putin, por primera vez desde que estalló el conflicto ucranio. Ambas partes se acusan de haber alentado las protestas en la república exsoviética, vecina común de Rusia y la UE.

La cumbre bilateral estaba prevista antes de que se iniciara el conflicto, una rebelión de la población ucrania cuando sus líderes cedieron a la presión rusa y rehusaron firmar un acuerdo de asociación que llevaban años negociando con la UE. Pero la escalada de las protestas y el enfrentamiento que estas han provocado entre Bruselas y Moscú han hecho saltar por los aires la agenda.

Las posturas iniciales no invitaban al optimismo. Bruselas está convencida de que las revueltas en Kiev son “consecuencia de la presión que ejerció Moscú [sobre las autoridades ucranias] y que provocaron la negativa del presidente, Víctor Yanukóvich, a firmar el acuerdo de asociación con la UE”. Con esta dureza, poco habitual en los usos diplomáticos bruselenses, lo expone un alto funcionario comunitario.

Putin también acudió al encuentro con las espadas en alto, tras haber lanzado acusaciones de que fue la UE la que chantajeó a los ucranios al exigir exclusividad en el acuerdo de asociación y rechazar la compatibilidad con la unión aduanera que Rusia promueve —y por la que Ucrania parece haber optado. Bruselas niega que su oferta fuera restrictiva y considera “absurda” la valoración de Moscú.

Con este prólogo, lo más probable es que las tensiones en Kiev (que explícitamente no figuran en la agenda) copen todo el espacio de la agenda. Como sucede desde hace años en la tortuosa relación bilateral entre la UE y Rusia, los incendios de última hora impiden avanzar en los muchos intereses comunes que comparten ambos bloques. Entre ellos figuran el acuerdo de asociación que intentan ampliar desde 2008 y el proyecto de eliminar los visados para estancias de corta duración. Además de Barroso, la UE ha sido representada por el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y la alta representante para la Política Exterior, Catherine Ashton.