Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente Hollande hace pública su ruptura con Trierweiler

El presidente francés y su compañera pactaron "los detalles de su separación" el pasado jueves

Hollande y Trierweiler el pasado 16 de octubre en un funeral.
Hollande y Trierweiler el pasado 16 de octubre en un funeral. Reuters

C’est fini. El presidente francés, François Hollande, ha comunicado esta tarde a la Agencia France Presse de forma oficial que su “vida en común” con la periodista Valérie Trierweiler ha terminado. Hollande, de 59 años, pone así un punto y aparte al folletón amoroso que ha copado la atención mediática y popular en las últimas semanas, después de que la revista Closer descubriera su relación amorosa con la actriz Julie Gayet, de 41 años, al publicar unas fotos del presidente llegando en moto a un apartamento cercano al Elíseo.

Según publicó esta mañana Le Journal du Dimanche, el jefe del Estado francés se reunió el jueves con Trierweiler, que fue primero su amante y luego su compañera estable durante varios años, para pactar “los detalles de su separación”.

Hollande, que sigue siendo soltero y tiene cuatro hijos con su primera pareja, Ségolène Royal, evitó dar explicaciones sobre el asunto en su conferencia de prensa del 14 de enero, pero prometió que aclararía su situación personal antes del viaje oficial a Estados Unidos del 11 de febrero, viaje al que en principio iba a acudir Trierweiler.

A raíz de la publicación de la noticia del romance, Trierweiler, de 49 años y madre de tres hijos, sufrió una “crisis de fatiga nerviosa” y pasó ocho días ingresada en el hospital de La Pitié. Luego se refugió en la residencia oficial de La Lanterne, en Versalles.

El acuerdo alcanzado por la pareja, afirmó esta mañana el Journal du Dimanche, contempla que, en un primer momento, Trierweiler se quede a vivir en el piso que la pareja presidencial compartía en el distrito XV de París.

La ex primera dama se desplazará este domingo a Bombay (India) con una delegación de la ONG Acción contra el Hambre. Lo hará ya a título personal, como simple ciudadana. El desplazamiento había generado controversia por el papel que debía jugar Trierweiler, y dudas sobre su financiación. La ONG aclaró que el viaje de la ex primera dama lo sufragan diferentes patrocinadores privados.

El vodevil ha relanzado en Francia el debate sobre los límites entre vida privada y vida pública del jefe del Estado, y sobre el estatuto de sus parejas. Una encuesta publicada por Le Parisien’ estima que el 54% de los franceses no quieren que haya first lady, y desaprueban que la República destine a las parejas de los presidentes un estatuto oficial y recursos económicos.