Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un fuego en Los Ángeles quema cerca de 700 hectáreas y destruye cinco casas

Tres jóvenes que acampaban en las montañas de Glendora han sido detenidos como presuntos causantes del incendio

Llamas en las montañas de Glendora.
Llamas en las montañas de Glendora. REUTERS

Un contingente de más de 700 bomberos, ocho helicópteros y dos aviones luchan en estos momentos por mantener bajo control y reducir el incendio que desde primeras horas del jueves arde en las colinas de Glendora y Azusa, próximas a Los Ángeles, desde donde se pueden apreciar con claridad las llamas y el humo.

El incendio ha quemado de momento cerca de 700 hectáreas de matorral seco y destruido cinco casas y otras estructuras edificadas; si bien, a primeras horas de la mañana los bomberos habían logrado reducir el fuego en un 30%, ayudados por vientos que se mantienen en calma.

Las llamas, según fuentes policiales, tuvieron su origen en un fuego de campamento ilegal que prendieron tres campistas que se hallaban realizando un treking en el llamado Coby truck trail. Los tres, con edades entorno a los 20 años, se encontraban en el área donde comenzó el incendio, según el Jefe de Policía de Glendora, Tim Staab, e intentaron prender un fuego en un lugar no autorizado para hacerlo. Han sido detenidos y puestos a disposición judicial como presuntos causantes del incendio.

Lo que en principio era una pequeña fogata prendió rápidamente y se expandió dados los fuertes vientos que el jueves por la mañana soplaban en el lugar. El humo y las cenizas del fuego se esparcieron al sur y al oeste del Océano Pacífico. En lugares como Santa Mónica y en Hutington Beach notaron el olor del humo y el reflejo de las llamas ardiendo en las montañas.

Inmediatamente se dispuso la evacuación de miles de personas con viviendas en las inmediaciones; aunque a última hora de la noche, dado que los vientos habían amainado, todos los afectados retornaron a sus hogares.

Se espera que a lo largo de este viernes el fuego quede contenido en buena parte, pese a que las temperaturas se van a mantener por encima de los 27 grados centígrados. California está viviendo uno de los inviernos más cálidos y secos de los últimos dos siglos.

Los cuerpos de bomberos de California continúan en alerta ya que la temporada de incendios, pese al invierno, no se ha dado por concluida. Los servicios meteorológicos han estado avisando del peligro de incendios durante meses y continúan haciéndolo, ya que las condiciones ambientales que se están viviendo este mes de enero parecen propias del mes de octubre.

No hay ningún pronóstico de que durante lo que queda de mes y el que viene se produzca un cambio significativo en las condiciones meteorológicas y llueva en este Estado, según el Climate Prediction Center.