Kerry ve posibilidades para la paz a pesar de la resistencia de israelíes y palestinos

El secretario de Estado norteamericano finaliza su décima visita a la zona Informará a los reyes de Jordania y Arabia Saudí de los avances en los últimos días

John Kerry en su segunda reunión con Mahmud Abbas, el sábado, en Ramala.
John Kerry en su segunda reunión con Mahmud Abbas, el sábado, en Ramala.Brendan Smialowski (AP)

Durante el transcurso de su décima visita a la zona en menos de un año, el jefe de la diplomacia norteamericana, John Kerry, presentó un acuerdo marco para la extensión de las conversaciones de paz al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y al presidente palestino, Mahmud Abbas. En él se recogen las peticiones básicas de ambas partes sobre las que se está negociando, especialmente la formación de un Estado palestino con capital en Jerusalén oriental, el reconocimiento de Israel como Estado judío y el intercambio de territorios sobre la base de las fronteras previas a la guerra de 1967. A pesar de que el secretario de Estado dijo el sábado que se “está haciendo progreso”, tanto Netanyahu como Abbas manifestaron paralelamente una frustración y escepticismo que indican que el propio mediador ve la paz más cerca que las propias partes implicadas.

Kerry viaja este domingo a Jordania y Arabia Saudí, para informar a sus monarcas de los avances en el proceso de paz. “Mantengo la esperanza, como la he mantenido hasta ahora, y estoy convencido de que las conversaciones que hemos mantenido en los pasados dos días han identificado e incluso resuelto varios problemas y han ofrecido nuevas oportunidades en otros apartados”, dijo Kerry el sábado entre encuentros con Abbas y Netanyahu. Previamente, en una conversación con estudiantes norteamericanos de visita en Jerusalén, dijo: “Creo en la posibilidad de que podemos alcanzar algo. Pero será muy, muy difícil”.

Esa dificultad quedó plasmada claramente en la actitud y las declaraciones de los líderes israelíes y palestinos durante la visita del secretario de Estado. Antes del primero de tres encuentros con Kerry, Netanyahu puso en duda en una breve comparecencia ante los medios el compromiso de los palestinos con la consecución de la paz. “Israel tiene dudas crecientes sobre la cuestión de su los palestinos están realmente comprometidos con la paz. Dos días atrás, en Ramala, el presidente Abbas recibió a unos terroristas como héroes. Es un escándalo alabar como héroes a los asesinos de mujeres y niños inocentes”.

De fondo estaba la recepción como héroes, días atrás, de 26 presos palestinos liberados por el propio Netanyahu como medida conciliatoria para reactivar unas conversaciones cuyo plazo expirará el 29 de abril. Netanyahu se enfrenta a gran presión por las agrupaciones de víctimas israelíes de ataques palestinos y varios partidos de ultraderecha, que le acusan de haber facilitado que los liberados puedan reincidir, planificando y ejecutando ataques de nuevo.

Benjamín Netanyahu recibe a John Kerry durante su encuentro del viernes en Jerusalén.
Benjamín Netanyahu recibe a John Kerry durante su encuentro del viernes en Jerusalén.AMOS BEN GERSHOM / HANDOUT (EFE)

No tuvo mejor recepción Kerry en Ramala. En las calles, decenas de manifestantes le acusaban de pro-israelí y rechazaban un acuerdo de paz a cualquier precio. En las pasadas semanas los oficiales de la Organización de la Liberación de Palestina han expresado su frustración por lo que consideran un creciente alineamiento del secretario norteamericano con las exigencias de Netanyahu, como el reconocimiento de que Israel es un Estado judío, desistir del derecho de retorno de los refugiados o la presencia militar israelí en el valle del Jordán.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Las dos reuniones de Kerry con Abbas en Ramala no fueron más fáciles que las que mantuvo con Netanyahu. El presidente palestino expresó dudas también de las verdaderas intenciones de Netanyahu y puso como ejemplo un inminente anuncio de las expansión de los asentamientos en Cisjordania y Jerusalén oriental. De hecho según el diario israelí Maariv, tras las reuniones, Abbas llamó por teléfono al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, para informarle del mal estado del proceso de paz.

Sin embargo, para los norteamericanos, y para Kerry especialmente, las crecientes frustraciones y acusaciones cruzadas obedecen al hecho de que ambas partes se están dando cuenta de que se acerca la hora de hacer grandes concesiones en el verdadero camino hacia un acuerdo de paz. Fuentes diplomáticas estadounidenses avanzaron este domingo que Kerry tiene la intención de mantener intacta su presión para prorrogar las conversaciones más allá de abril. El mensaje transmitido a israelíes y palestinos está claro: EE UU abrirá el camino, ellos sólo tienen que recorrerlo, y si rehusan hacerlo, suya será la culpa del fracaso.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS