Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desarticulada una banda de policías asesinos en Guatemala

Al grupo delictivo se le vinculan 70 muertes desde 2008

Un policía revisa una mochila en busca de armas
Un policía revisa una mochila en busca de armas Nuestro Diario

La Fiscalía de Guatemala ha confirmado la captura de tres agentes en activo de la Policía Nacional Civil (PNC) y otros cuatro que habían causado baja por faltas en el servicio. Los detenidos pertenecían a una banda autollamada Sierra Ovando, dedicada a cometer ejecuciones extrajudiciales –limpieza social- en barrios de Guatemala y de los departamentos (provincias) de Baja Verapaz y El Progreso. Fuentes judiciales señalan que existen 65 expedientes abiertos en contra de los integrantes del grupo y que el número de víctimas podría superar los 70 entre 2008 y 2013.

La banda también estaba integrada por civiles, cinco de ellos ya detenidos, mientras que el jefe de la estructura criminal, otro civil y cuya identidad se mantiene en reserva, continúa prófugo. Los delincuentes fueron capturados en diversos operativos realizados en los últimos días, según confirmó la oficina de prensa del Ministerio de Gobernación (Interior).

Para sus operaciones, los exagentes conservaban su uniforme e insignias y fingían estar en activo. Detenían a sus víctimas, las llevaban a un lugar apartado y las asesinaban. En muchos casos se trataba de delincuentes reincidentes que cometían extorsiones y robos. En otros, se trataba de enemigos personales de aquellos que tenían el dinero suficiente para pagar a estos asesinos a sueldo.

Los capturados guardan prisión preventiva por los delitos de asociación ilícita, asesinato en grado de tentativa y secuestro. A los policías y expolicías se les añade la figura de ejecución extrajudicial.

Hechos como este hacen que la población guatemalteca sienta una profunda desconfianza en la policía. En lo que va del año, 170 agentes han sido llevados a tribunales por delitos como asociación ilícita y abuso de autoridad. También han sido cesados varios agentes por alterar el orden público bajo los efectos del licor en horas de trabajo.

Los más altos cargos se han visto involucrados en hechos delictivos. Destaca Marlene Blanco Lapola, exviceministra del Interior y ex directora general de la PNC, quien es procesada por ejecución extrajudicial de presuntos extorsionadores de empresarios del transporte en las ciudades de Quetzaltenango y Huehuetenango. El ex ministro de Gobernación del régimen de Alfonso Portillo (2000-204), Byron Barrientos, cumplió una pena de prisión por defraudar cerca de 80 millones de quetzales (10 millones de dólares) del despacho a su cargo.

El Ministerio del Interior se empeña en una reforma profunda del cuerpo, aunque expertos como Héctor Rosada se pronuncian a favor de la creación de una nueva policía, bien dotada y mejor entrenada, con funciones específicas de acuerdo a los delitos que tenga que combatir.

Más información